La vocación es…

Extracto de una carta dirigida a un jóven con inquietudes vocacionales el 22 de febrero del 1977.
Marcial Maciel


He recibido tu carta con esa breve, pero hermosa historia de tu vocación. La he leído con calma y he gustado en ella ese algo que tienen todas las vocaciones que Dios da: llamadas imperceptibes, dudas, gracias innumerables, vacíos al quererse alejar de Dios y al final, o se acepta o se deja.
En los días pasados, historias análogas nos contaban los nuevos sacerdotes acerca de su vocación: cómo germinó en ellos la inquietud, cómo ráfagas de sentimentalismo o tentaciones apagaban el deseo y cómo nuevamente y por la acción de la gracia, después de sentir un inmenso vacío interior, renacía esa voluntad de responder a los planes de Dios. Finalmente, esa experiencia común a todos: el sentirse elegido por Dios sobrepasa todo bien humano, todo amor carnal, toda aspiración de una pobre creatura, como nosotros.
También la Sagrada Escritura está llena de vocaciones parecidas; entre ellas, la más parecida es la de Jeremías: un hombre duro, que se resistía a realizar la misión querida por Dios hasta que tuvo que ceder ante la palabra y voluntad de Dios. Su vida no fue fácil, pero ahí perseveró feliz hasta el fin. Muchas vocaciones fallan, porque no son capaces de llegar a resistir esos primeros sentimientos de rechazo, naturales, y ponerse totalmente en manos de Dios. Una vez hecho esto, la vida se transforma: se descubre que Dios nos colma de bienes humanamente inimaginables; la experiencia de su amor es inefable (…)Irás descubriendo con el pasar de los días la dicha de ese SÍ que pronunciaste no hace mucho. La dificultad no desaparecerá, la lucha no acabará, pero la gracia de Dios estará siempre a tu lado.

 

La homosexualidad, una triste realidad

REDACCIÓN CENTRAL, 28 Ago. 08 / 04:05 pm (ACI).- El equipo web de ACI Prensa pone a disposición de sus lectores dos extensos e interesantes artículos católicos que explican por qué los mal llamados “matrimonios” entre homosexuales no deben legalizarse; y revelan la cruda realidad, pocas veces contada, del estilo de vida de los homosexuales.

Escritos originalmente en inglés, estos dos extensos artículos muestran sin aspavientos el rostro de dolor y sufrimiento que constantemente viven los homosexuales. El primer artículo, extraído de la blogósfera católica, es una respuesta a otro blog en que el se intentaba reivindicar el “derecho” a las uniones homosexuales desde una perspectiva pseudo-católica.

Este texto sintetiza de modo claro y directo, con una serie de referencias al Magisterio de la Iglesia, a las Sagradas Escrituras y otros escritos católicos, las razones por las cuales el mal llamado “matrimonio” homosexual afecta a la familia, no es generador de nueva vida y agrede el orden de la ley natural.

En el segundo artículo, un ex homosexual católico, explica con crudeza que puede afectar ciertas sensibilidades, cómo es verdaderamente la vida de los homosexuales a partir de su experiencia de 20 años en este mundo del cual ya salió. Asimismo, relata cómo es que intentó ser católico y homosexual, tendencia que defienden algunos dentro de la Iglesia, y fracasó rotundamente en el intento.

El artículo sobre las uniones homosexuales se encuentra aquí: http://www.aciprensa.com/Familia/homosex-objecion.htm  

El revelador testimonio puede leerse aquí: http://www.aciprensa.com/Familia/homosex-libros.htm

10 años de Evangelización

EWTN celebra 10 años de exitoso programa “Nuestra fe en vivo”

IRONDALE, 29 Ago. 08 / 06:17 am (ACI).- EWTN El Canal Católico celebrará los diez años del sintonizado programa “Nuestra fe en vivo” con una maratón televisiva de una semana en la que se emitirá una selección de sus catorce mejores ediciones.

La celebración empezará el 1 de septiembre y el día 8 participará en vivo el primer invitado del programa, Jorge Serrano Limón, Presidente de Pro-Vida México.

Según explicó EWTN, “Nuestra fe en vivo” conducido por el carismático José “Pepe” Alonso, es el programa bandera de la señal en español de la cadena, EWTN El Canal Católico, con presencia en Latinoamérica y España, y EWTN Español, de distribución para el mercado hispano de los Estados Unidos.

El programa se emite en vivo los lunes tanto en televisión como en radio y repite el resto de los días de la semana, y en estos diez años ha mostrado a cardenales, obispos, músicos, actores, laicos; todos con un buen testimonio de cómo viven la fe.

“La idea del programa es inspirar a los católicos que no practican su fe, o lo hacen escasamente o a medias; mostrarles que su fe debe ser un estilo de vida”, explicó “Pepe” Alonso, que conduce el programa desde su inicio en septiembre de 1998.

Según recordó el Director de Producción en Español de EWTN, Enrique Duprat, el primer episodio de “Nuestra fe en vivo” tuvo como invitado especial a Jorge Serrano Limόn, pero lo único “en vivo” fue su voz ya que en pantalla sólo se veía una fotografía. “El lunes 8 de septiembre, el señor Serrano Limón tendrá la oportunidad de finalmente aparecer en persona en el programa que ayudó a inaugurar hace una década”, agregó EWTN.

Pepe Alonso, nacido en Ciudad de México, se vinculó con EWTN mientras trabajaba con el Movimiento de la Renovación Carismática en Ann Arbor, Michigan, Estados Unidos. Actualmente, dirige en Miami una asociación cuya misión es la de capacitar a evangelizadores católicos. Ahora es uno de los presentadores religiosos de lengua española más conocidos y queridos.

El detalle de emisiones de “Nuestra fe en vivo” puede verse en www.ewtn.com/media/nuestrafeenvivo

Encontrar a Dios

Si tratas de alcanzarlo por tus propios medios jamás lo conseguirás.

Santa Rosa de Lima

Santa Rosa de Lima nació el 30 de abril de 1586 en la vecindad del hospital del Espíritu Santo de la ciudad de Lima, entonces capital del virreinato del Perú. Su nombre original fue Isabel Flores de Oliva. Era una de los trece hijos habidos en el matrimonio de Gaspar Flores, arcabucero de la guardia virreinal, natural de San Juan de Puerto Rico, con la limeña María de Oliva. Recibió bautismo en la parroquia de San Sebastián de Lima, siendo sus padrinos Hernando de Valdés y María Orozco.

En compañía de sus numerosos hermanos, la niña Rosa se trasladó al pueblo serrano de Quives, en la cuenca del Chillón, cuando su padre asumió el empleo de administrador de un obraje donde se refinaba mineral de plata. Las biografias de Santa Rosa de Lima han retenido fijamente el hecho de que en ese pueblo, que era doctrina de frailes mercedarios, la joven recibió en 1597 el sacramento de la confirmación de manos del arzobispo de Lima, Santo Toribio Alonso de Mogrovejo, quien efectuaba una visita pastoral en la jurisdicción.

Ocupándose de la “etapa oscura” en la biografía de Santa Rosa de Lima, que corresponde precisamente a sus años de infancia y adolescencia en Quives, Luis Millones ha procurado arrojar nueva luz mediante la interpretación de algunos sueños que recogen los biógrafos de la santa. Opina Millones que ésa pudo ser la etapa más importante para la formación de su personalidad, no obstante el hecho de que los autores han preferido hacer abstracción del entorno económico y de las experiencias culturales que condicionaron la vida de la familia Flores-Oliva en la sierra, en un asiento minero vinculado al meollo de la producción colonial. Probablemente, esa vivencia (la visión cotidiana de los sufrimientos que padecían los trabajadores indios) pudo ser la que dio a Rosa la preocupación por remediar las enfermedades y miserias de quienes irían a creer en su virtud.

A Santa Rosa de Lima le tocó vivir en Lima un ambiente de efervescencia religiosa, una época en que abundaban las atribuciones de milagros, curaciones y todo tipo de maravillas por parte de una población que ponía gran énfasis en las virtudes y calidad de vida cristianas. Alrededor de sesenta personas fallecieron en “olor de santidad” en la capital peruana entre finales del siglo XVI y mediados del XVIII. De aquí se originó por cierto una larga serie de biografías de santos, beatos y siervos de Dios, obras muy parecidas en su contenido, regidas por las mismas estructuras formales y por análogas categorías de pensamiento.

A Santa Rosa le atraía con singular fuerza el modelo de la dominica Catalina de Siena (santa toscana del siglo XIV), y esto la decidió a cambiar el sayal franciscano por el hábito blanco de terciaria de la Orden de Predicadores, aparentemente desde 1606. Se afirma que estaba bien dotada para las labores de costura, con las cuales ayudaba a sostener el presupuesto familiar, pero fueron muy contadas las personas con quienes Rosa llegó a tener alguna intimidad. En su círculo más estrecho se hallaban mujeres virtuosas como doña Luisa Melgarejo y su grupo de “beatas”, junto con amigos de la casa paterna y allegados al hogar del contador Gonzalo de la Maza.

Los confesores de Santa Rosa de Lima fueron mayormente sacerdotes de la congregación dominica. También tuvo trato espiritual con religiosos de la Compañía de Jesús. Es asimismo importante el contacto que desarrolló con el doctor Juan del Castillo, médico extremeño muy versado en asuntos de espiritualidad, con quien compartió las más secretas minucias de su relación con Dios.

Dichos consejeros espirituales ejercieron profunda influencia sobre Rosa y resultaron cómplices de sus delirios, visiones y tormentos. No sorprende desde luego que María de Oliva abominase de la cohorte de sacerdotes que rodeaban a su piadosa hija, porque estaba segura de que los rigores que ella se imponía eran “por ser de este parecer, ignorante credulidad y juicio algunos confesores”, según recuerda un contemporáneo. La conducta estereotipada de Santa Rosa de Lima se hace más evidente aún cuando se repara en que por orden de sus confesores anotó las diversas mercedes que había recibido del Cielo, componiendo así el panel titulado Escala espiritual. No se conoce mucho acerca de las lecturas de Santa Rosa, aunque es sabido que encontró inspiración en las obras teológicas de fray Luis de Granada.

Aprende

[clearspring_widget title=”Widget” wid=”489ac6a52e1be2a8″ pid=”48b59f21834881dc” width=”450″ height=”410″ domain=”widgets.clearspring.com”]

Peregrinando…

Caminando por la vida siempre hay esos días en que las decisiones tienen que ser tomadas, en que las elecciones son difíciles, las soluciones no se muestran y parece que las lluvias atrasan tu marcha.

Existen algunas situaciones donde todo lo que puedes hacer es simplemente dejar que sucedan, y proseguir reuniendo fuerzas, buscando otras direcciones que puedan llevarte hacia una nueva aurora.

Es hora de empacar tus problemas y dar un paso al frente. Un proceso de cambio muchas veces es duro, pero piensa en la alegría que puede ser encontrada más adelante si eres lo suficientemente valiente.

Pueden existir aventuras que nunca imaginaste esperándote en la próxima curva. Deseos y sueños pueden estar muy cerca de la realización en formas que aún no logras entender.

Es posible que encuentres nuevas amistades que harán brotar nuevos intereses en cuanto salgas de esa inercia. Podrás aprender que la vida ofrece muchas opciones y muchas formas de crecimiento.

Tal vez vayas a conocer lugares que nunca imaginaste que existieran y veas cosas que nunca viste. Tal vez viajes para maravillosos y distantes mundos, tomando promisorios atajos por el camino.

Puede ser que encuentres calor, afecto y cariño, tal vez un “alguien especial” estará allá para ayudar a equilibrarte, oyendo con interés las historias… y los sentimientos que quieres compartir.

Es posible que te confortes al percibir que hay amigos que pueden apoyarte en todo lo que haces. Cree que, sea cual fuera tu decisión, ellos podrán ser la elección correcta para ti.

De modo que ve dando un paso cada vez, viviendo la vida un día cada vez.¡Hay una estrella más brillante allá en lo alto del camino!

No veas hacia atrás…. ¡Tu no estás yendo en esa dirección!