Picamaran: “Un lugar para Dios”

picamaran-09-006

 Estas fotos son del pueblo de Picamaran, anexo del Distrito de Allauca (Yauyos).

Con la ayuda de Dios y de algunas personas generosas se está construyendo un lugar de oración. “LA IGLESIA”.

picamaran-09-0201

Las personas viven gracias a la  generosidad de la naturaleza. La agricultura y la ganaderia son los unicos medios de sustento.

picamaran-09-0091

 El agua como todo los lugares es sumamente necesario.

paisaje-1

Picamaran queda a 30 minutos de Zúñiga – Pacaran.

Anuncios

MISIONERAS DE JESUS VERBO Y VICTIMA

Misioneras de Jesus Verbo y Victima

Estos días he estado por Caraveli, provincia ariquepeña mas conocido como “El jardín del sur”,  allí existe un gran centro vocacional. Me refiero a la “MISIONERAS DE JESUS VERBO Y VICTIMA” una congregación con menos de 50 años de fundación y que cuenta con más de 400 religiosas que trabajan en el Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay,  y otros lugares del mundo.

Es un lugar para valientes, para aquellas jóvenes que buscan el verdadero sentido a su vida, para aquellas que no se quieren quedar con lo accidental, sino que buscan en lo profundo. Son variadas como las flores de un jardín. Pero todas llevan una misma savia: el amor de Cristo.

¿Quiénes son?

caraveli-0311Son religiosas, cuya congregación fue fundada por Monseñor Federico Kaiser en 1961 y que desde 1982 es de derecho pontificio.

Trabajan en lugares donde no hay sacerdote, donde la gente es más olvidada, alivian el abandono, mitiga el hambre de pan y de Dios, realizando estas labores:

  • Enseñando las verdades religiosas.
  • Administrando bautismos.
  • Celebrando la Liturgia de la Palabra.
  • Administrando la sagrada comunión.
  • Asistiendo matrimonios.
  • Atendiendo enfermos y moribundos.
  • Asistiendo velorios y dirigiendo entierros.
  • Formando y guiando catequistas.
  • luchando contra la ignorancia y el pecado.

caraveli-032

Algunas se capacitan técnicamente como enfermeras, obstetrices y dentistas.

También enseña a la gente:

  • Educación familiar, costura, tejidos, etc
  • Pequeñas artesanías.
  • Primeros auxilios
  • Alfabetización
  • Combaten el alcoholismo y el cocaísmo.
  • Por ello la formación abarca un año de postulantado, dos años de noviciado y tres de juniorado.
  • La Biblia tiene en la formación un sitial céntrico y de preferencia, es la fuerza de la vida espiritual.
  • Se ha dicho de ellas:
  • “DONDE TERMINA UNA CARRETERA ASFALTADA, ALLI EMPIEZA LA LABOR DE UNA MISIONERA DE  JESUS VERBO Y VICTIMA”

 caraveli-073

La vocación de estas mujeres es fundirse con Dios, cada paso que dan dejan unas huellas imborrables, por que todos sus actos llevan gravados a fuego la impronta del Amor. Tal vez este ejemplo nos ayuda a entenderlos.

Érase una vez un muñeco de sal. Había andado mucho por cálidas tierras y áridos desiertos. Un día llegó a la orilla del mar. Nunca había visto el mar; por eso no acertaba a comprenderlo.

         ¿Quién eres? Pregunto el muñeco.

         “Yo soy el mar”, respondió éste.

         “Pero… ¿qué es el mar?”, volvió a insistir el muñeco de sal.

         “Yo”, respondió el mar.

         “No lo entiendo”, musitó tristemente el muñeco.

         Luego, añadió:

         “Me gustaría mucho comprenderte. ¿Qué he de hacer?”.

         “Es muy sencillo: tócame”, le contestó el mar.

         Y tímidamente el muñeco de sal tocó el mar con la punta de los 2370921037_f171121ba5dedos de los pies. Comenzaba a comprender el misterio del mar…

         Pero de improviso se asustó al darse cuenta de que las puntas de sus pies habían desaparecido.

         “Mar, ¿qué me hiciste?”, preguntó llorando el muñeco de sal.

         “Me has dado algo para poder comprenderme”, contestó sencillamente el mar.

         El muñeco de sal se quedó largo tiempo pensativo… luego comenzó a deslizarse lenta y suavemente en el mar, como quien fuera a realizar el acto más importante de su vida de peregrino. A medida que entraba en el agua, se iba deshaciendo, diluyendo… poco a poco … Al tiempo que seguía preguntándose:

         ¿Qué es el mar, qué es el mar?…  Hasta que una hola lo absorbió por entero.  En ese momento final, el muñeco de sal hizo suya la respuesta del mar: “Soy yo. Yo soy el mar”.

 

La vocación produce una conversión, un  cambio de vida. Ojala que el amor de Dios prenda en muchos corazones valientes y generosos que le sigan sin reservarse nada.

 caraveli-0281

 

Querida joven:

 Puede ser que en tu alma asome el pensamiento de ser una de ellas. Tal vez estas por terminar o ya ha terminado la secundaria o ya tiene alguna carrera profesional. Podría ser que Dios te llama, ¿No te gustaría aliviar la miseria espiritual y temporal de nuestros hermanos mas abandonados?

 

¡PONGASE EN CAMINO CON CONFIANZA Y FE!

 caraveli-066

La vocación religiosa es una preciosa perla. Le va a costar sacrificios, tal vez no pequeños, pero recuerde: las santas mujeres en la mañana de Pascua se acercaban al sepulcro del Señor, se preguntaban cómo remover la ingente piedra que lo cerraba.  No se les ocurrió solución a su problema. Sin embargo, ellas seguían adelante. Y el Señor resolvió milagrosamente su dificultad. Cuente con Dios y su poderosa gracia. El nunca ordena algo imposible. Y donde abundan las dificultades, allí sobreabundan las gracias auxiliares.

 ¡Lo decisivo es ponerse en camino con esta confianza y fe!

 caraveli-072

Si desea mas informes diríjase a:

 

CONVENTO CENÁCULO

Caravelí – Via Chala

Perú.

 

CONVENTO SANTA TERESA

Los Albaricoques 289

Lima 12

Perú

 

Teléfonos: 4363193 –  4356599

 

Oración por la paz

Señor Jesús,
tú guías sabiamente
la historia de tu Iglesia y de las naciones,
escucha ahora nuestra súplica.
Nuestros idiomas se confunden
como antaño en la torre de Babel.
Somos hijos de un mismo Padre
que tú nos revelaste
y no sabemos ser hermanos,
y el odio siembra más miedo y más muerte.
Danos la paz que promete tu Evangelio,
aquella que el mundo no puede dar.
Enséñanos a construirla como fruto
de la Verdad y de la Justicia.
Escucha la imploración de María Madre
y envíanos tu Espíritu Santo,
para reconciliar en una gran familia
a los corazones y los pueblos.
Venga a nosotros el Reino del Amor,
y confírmanos en la certeza
de que tú estás con nosotros
hasta el fin de los tiempos. Amén.
Paz

Autor: Padre Ignacio Larrañaga

El Papa segue el Encuentro Mundial de las familias en México

El Cárdenal Juan Luis Cipriani, recibe la máxima condecoración peruana

Por su contribución a la unión y paz entre peruanos

 El 9 de enero, el cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, arzobispo de Lima, recibió la condecoración de la Orden “El Sol del Perú”, en el Grado de Gran Cruz, por el Ministro de Relaciones Exteriores y Canciller de la República, embajador José Antonio García Belaunde, a nombre del Estado peruano, al conmemorarse los primeros diez años de su nombramiento como XXXII arzobispo de Lima y por su contribución a la unión y paz entre peruanos.

La ceremonia se llevó a cabo en el Palacio Torre Tagle con la asistencia del presidente de la República, Alan García Pérez; de la primera dama, Pilar Nores de García; así como principales autoridades políticas, civiles y eclesiásticas del país.

El canciller de la República manifestó que “el Perú ha querido el día de hoy condecorar al Cardenal Cipriani y no es una fecha arbitraria. El Gobierno del Perú ha decidido que a los diez años de haber sido designado por el Papa Juan Pablo II, Arzobispo de Lima, entregar esta condecoración que tiene un doble mensaje. En primer lugar, un reconocimiento a esta vasta trayectoria de Pastor, de un hombre dedicado al ejercicio de su vocación y a satisfacer las necesidades de los más débiles”.

En segundo lugar, destacó “el profundo respeto que el Estado Peruano mantiene por la Iglesia Peruana, a la que considera elemento esencial de la cultura y de la identidad nacional. Somos un Estado que respeta una institución definitiva, concluyente en la construcción de la nacionalidad peruana”.

Expresó estar muy complacido de poder imponer esta condecoración “y al hacerlo estoy cumpliendo un acto de justicia que es motivo de satisfacción enorme para quien lo hace”.

Por su parte, el cardenal Juan Luis Cipriani, después de ser condecorado expresó que recibía esta distinción en nombre de la Iglesia católica, “precisamente hoy se cumplen diez años en que la benevolencia del siervo de Dios, Juan Pablo II, me nombró arzobispo de Lima y primado del Perú; y, dos años después honró a la Iglesia en el Perú elevándome a la dignidad cardenalicia en el año 2001”.

Comentó que uno de sus antecesores, el cardenal Juan Landázuri Ricketts OFM fue “quien me dio la primera comunión, confirmación y ordenación episcopal. Fue él quien también recibió esta alta distinción del Gobierno Peruano”.

El primado del Perú señaló que esta distinción cumple un alto anhelo personal, que lo ha llevado en el alma hace diez años, que es un deber de solidaridad con la Iglesia en Ayacucho y con todo el querido pueblo de Ayacucho al que sirvió humildemente once años.

“Quiero renovar el compromiso que la Iglesia realiza no solo al servicio del crecimiento del pueblo peruano en la fe y en la vida cristiana, sino también en su progreso en las sendas de la concordia y de la paz. Cuando el mensaje de Cristo es acogido, la comunidad civil se hace también más responsable y atenta a las exigencias del bien común y más solidaria con las personas pobres, abandonadas y marginadas”.

El purpurado dio gracias a sus padres, a sus hermanos y a todos los asistentes; y, recordó a san Josemaría Escrivá, fundador de Opus Dei, quien marcó la orientación de su vida definitivamente y quien un día como ése nació hace exactamente ciento siete años.

Finalmente, el cardenal Cipriani al dirigirse al mandatario peruano mencionó que el Santo Padre Benedicto XVI le agradece este gesto cordial y cercano del Gobierno Peruano con la Iglesia del Perú.

En su intervención, el presidente de la República manifestó que “celebramos a un pastor hermano que es directo y severo, que comprende el mensaje universal de salvación de Cristo, que es un mensaje para todos sin exclusión”.

“El cardenal Juan Luis Cipriani es directo, porque escoge ese camino sincero de hablar echándose a veces en la espalda, el peso de las divergencias, pero cuando debe hablar, dice las cosas y eso es algo que entendiendo la historia, valoro profundamente”, indicó.

Alan García Pérez, resaltó que con esta ceremonia de condecoración de arzobispo de Lima “estamos poniendo en su sitio muchas otras cosas. Nosotros tenemos la necesidad de reivindicar, de compensar, -aunque no lo requiera, ni necesite- al pastor primado de la Iglesia en el Perú, al cual se quiso enlodar y mancillar en algún momento”.

“Y esta distinción que hace diez años debió ser impuesta ante usted y a usted; o, que hace ocho años con ocasión de su cardenalato debió ser nuevamente propuesta, recién hoy día podemos cumplirla”.

El presidente de la República añadió “circunstancias distintas de desorden y confusión lo impidieron, hoy queremos dignificar y reivindicar lo que valoramos en usted; y, al mismo tiempo, mostrar la identidad, respeto, reconocimiento al mensaje de Cristo en el papel de la Iglesia a lo largo de los siglos en la formación del Perú”.

El tren de la vida

La vida no es más que un viaje por tren: repleto de embarques y desembarques, salpicado de accidentes, sorpresas agradables en algunos embarques, y profundas tristezas en otros. Al nacer, nos subimos al tren y nos encontramos con algunas personas las cuales creemos que siempre estarán con nosotros en este viaje: nuestros padres.

Lamentablemente la verdad es otra. Ellos se bajarán en alguna estación dejándonos huérfanos de su cariño, amistad y su compañía irreemplazable. No obstante, esto no impide a que se suban otras personas que nos serán muy especiales.

Llegan nuestros hermanos, nuestros amigos y nuestros maravillosos amores. De las personas que toman este tren, habrá los que lo hagan como un simple paseo, otros que encontrarán solamente tristeza en el viaje, y habrá otros que, circulando por el tren, estarán siempre listos en ayudar a quien lo necesite.

Muchos al bajar, dejan una añoranza permanente; otros pasan tan desapercibidos que ni siquiera nos damos cuenta que desocuparon el asiento.  Es curioso constatar que algunos pasajeros, quienes nos son más queridos, se acomodan en vagones distintos al nuestro. Por lo tanto, se nos obliga hacer el trayecto separados de ellos. Desde luego, no se nos impide que durante el viaje, recorramos con dificultad nuestro vagón y lleguemos a ellos.

No importa; el viaje se hace de este modo; lleno de desafíos, sueños, fantasías, esperas y despedidas… pero jamás regresos. Entonces, hagamos este viaje de la mejor manera posible. Tratemos de relacionarnos bien con todos los pasajeros, buscando en cada uno, lo que tengan de mejor.

Recordemos siempre que en algún momento del trayecto, ellos podrán titubear y probablemente precisaremos entenderlos ya que nosotros también muchas veces titubearemos, y habrá alguien que nos comprenda.

El gran misterio, al fin, es que no sabremos jamás en qué estación bajaremos, mucho menos dónde bajarán nuestros compañeros, ni siquiera el que está sentado en el asiento de al lado. Me quedo pensando si cuando baje del tren, sentiré nostalgia… Creo que sí. Separarme de algunos amigos de los que me hice en el viaje será doloroso.

 Dejar que mis hijos sigan solitos, será muy triste. Pero me aferro a la esperanza de que, en algún momento, llegaré a la estación principal y tendré la gran emoción de verlos llegar con un equipaje que no tenían cuando embarcaron.

Lo que me hará feliz, será pensar que colaboré con que el equipaje creciera y se hiciera valioso. Amigos, hagamos que nuestra estadía en este tren sea tranquila, que haya valido la pena. Hagamos tanto, para que cuando llegue el momento de desembarcar, nuestro asiento vacío, deje añoranza y lindos recuerdos a los que en el viaje permanezcan.

chocolatada-enero-0023

El regalo de navidad

chocolatada-enero-0171
En una pequeña ciudad había una sola tienda que vendía árboles de Navidad. Allí se podían encontrar árboles de todos los tamaños, formas y colores.
El dueño de la tienda había organizado un concurso para premiar al arbolito más bonito y mejor decorado del año y lo mejor de todo, es que sería el mismo San Nicolás quien iba a entregar el premio, el día de Navidad.

Todos los niños de la ciudad querían ser premiados por Santa y acudieron a la tienda a comprar su arbolito para decorarlo y poder concursar.
Los arbolitos se emocionaban mucho al ver a los niños y decididos a ser el elegido, les gritaban:¡A mí… a mí… mírame a mí ¡
Cada vez que entraba un niño a la tienda era igual, los arbolitos comenzaban a esforzarse por llamar la atención y lograr ser escogidos.
¡A mí que soy grande!… ¡no, no a mí que soy gordito!… o ¡a mí que soy de chocolate!… o ¡a mí que puedo hablar!. Se oía en toda la tienda.
Pasando los días, la tienda se fue quedando sin arbolitos y sólo se escuchaba la voz de un arbolito que decía:
A mí, a mí… que soy el más chiquito.
A la tienda llegó, casi en vísperas de Navidad, una pareja muy elegante que quería comprar un arbolito.

El dueño de la tienda les informó que el único árbol que le quedaba era uno muy pequeñito.
Sin importarles el tamaño, la pareja decidió llevárselo.
El arbolito pequeño se alegró mucho, pues al fin, alguien lo iba a poder decorar para Navidad y podría participar en el concurso.

Al llegar a la casa grande, donde vivía la pareja, el arbolito se sorprendió:
¿Cómo siendo tan pequeño, podré lucir ante tanta belleza y majestuosidad?
Una vez que la pareja entra a la casa, comenzaron a llamar a la hija:
¡Regina!… ven… ¡hija!… te tenemos una sorpresa.
El arbolito escuchó unas rápidas pisadas provenientes del piso de arriba. Su corazoncito empezó a latir con fuerza. Estaba dichoso de poder hacer feliz a una linda niñita.
Al bajar la niña, el pequeño arbolito, se impresionó de la reacción de esta.
¡Esto es mi arbolito!… Yo quería un árbol grande, frondoso, enorme hasta el cielo para decorarlo con miles de luces y esferas. ¿Cómo voy a ganar el concurso con este arbolito enano? Dijo la niña rompiendo en llanto.
Regina, era el único arbolito que quedaba en la tienda. Explicó su padre.
¡No lo quiero!…es horrendo… ¡no lo quiero! Gritaba furiosa la niña.

Los padres, desilusionados, tomaron al pequeño arbolito y lo llevaron de regreso a la tienda.
El arbolito estaba triste porque la niña no lo había querido pero tenía la esperanza de que alguien viniera por él y podrían decorarlo a tiempo para la Navidad.
Unas horas más tarde, se escuchó que abrían la puerta de la tienda.
¡A mí… a mí… que soy el más chiquito. Gritaba el arbolito lleno de felicidad.
Era una pareja robusta, de grandes cachetes colorados y manos enormes.
El señor de la tienda les informó que el único árbol que le quedaba era aquel pequeñito de la ventana.
La pareja tomó al arbolito y sin darle importancia a lo del tamaño, se marcho con este.
Llegando a la casa, el arbolito vio como salían a su encuentro dos niños gordos que gritaban:
¿Lo encontraste papi?… ¿Es cómo te lo pedimos mami?
Al bajar los padres del coche, los niños se le fueron encima al pequeño arbolito y lo abrazaron.

El día del concurso, todos los árboles se hubieron presentado, unos mas grandes q otros, mas el árbol pequeño gano, ¿por que?, pues la familia que había comprado el árbol pequeño, era una familia pobre, y papa Noel decidió otorgarle el premio a aquella familia necesitada, todos aplaudieron la buena acción y en el pueblo esa noche hubo una gran fiesta esa noche…

Apartir de las 2:00 pm se realizó la gran chocolatada anunciada, acudieron muchos niños sobre todo de Pacarán y algunos de Zuñiga, Apotara y Romaní, fue un compartir de confraternidad sobre todo  con los mas necesitados.

Desde aquí gracias a los que nos han apoyado: a la Sra. Lucila Avalos  y contactos.
A la familia del Movimiento Juan XXIII
chocolatada-enero-0261