No dejes de sembrar cosas buenas

Había una vez un hombre que subía cada día al autobús para ir al trabajo.  Una parada después, una anciana subía al autobús y se sentaba al lado de la ventana.  Siempre hacía lo mismo y un día, intrigado, el hombre le preguntó que era lo que tiraba por la ventana.

|Son semillas! – dijo la anciana.

¿Semillas?  ¿Semillas de qué?”

-De flores.. es que miro afuera y está todo tan vacío… Me gustaría poder viajar viendo flores durante todo el camino. ¿Verdad que seria bonito?

-Pero las semillas caen encima del asfalto, las aplastan los carros, se las comen los pájaros… ¿Cree que sus semillas germinarán al lado del camino?

-Seguro que sí.  Aunque algunas se pierdan, alguna acabará en la cuneta y, con el tiempo, brotará.

-Pero tardarán en crecer, necesitan agua…

-Yo hago lo que puedo hacer.  ¡Ya vendrán los días de lluvia!

 La anciana siguió su trabajo..  Y el hombre se bajó del autobús para ir a trabajar, pensando que la anciana había perdido un poco la cabeza.

Unos meses después, yendo al trabajo, el hombre, al mirar por la ventana, vió todo el camino lleno de flores…

¡Todo lo que veía era un colorido y florido paisaje!

Se acordó de la anciana, pero hacía días que no la había visto.  Preguntó al conductor:

 -¿La anciana de las semillas?

-Pues ya hace un mes que murió.

El hombre volvió a su asiento y siguió mirando el paisaje.

 Las flores han brotado, se dijo, pero, ¿de que le ha servido su trabajo?  No ha podido ver su obra…

 De repente, oyó la risa de un niño pequeño.  Una niña señalaba entusiasmada por las flores…

-¡Mira, papá!  ¡Mira cuántas flores!

¿Verdad que no hace falta explicar mucho el sentido de la historia?

La anciana de nuestra historia había hecho su trabajo, y dejó su herencia a todos los que la pudieran recibir, a todos los que pudieran contemplarla y ser más felices.  Dicen que aquel hombre, desde aquel día, hace el viaje de casa al trabajo con una bolsa de semillas que va arrojando por la ventanilla.

No dejes de sembrar cosas buenas.  Alguien siempre recogerá su siembra.

“AL FINAL CADA UNO COSECHARA LO QUE HA SEMBRADO” (Gal. 6, 7)

“El que siembra con mezquindad, con mezquindad cosechará, y el que siembra sin calcular, cosechará también fuera de todo cálculo” (2Cor. 9, 6)

Anuncios

Inicio de la construcción de la nueva Iglesia de Zúñiga

diver-0131

Zúñiga, es uno de los distritos que comprende la Provincia de Cañete en lo civil. En lo eclesiástico es parte de la Parroquia San Francisco de Asís de Pacarán cuyo párroco es el Reverendo P. Nilton Pachas Zavala.

Es un valle cálido, fértil alimentado por el río cañete, por eso se le llama “Valle del eterno sol radiante”, aquí se encuentra excelentes productores de vino, de pisco. La gente en su mayoría se dedica a la agricultura y otros al comercio.

Es un pueblo profundamente católico, prueba de ello son sus instituciones, asociaciones, la Legión de María, el movimiento de retiros Juan XXIII, etc. y sus innumerables fiestas religiosas y costumbristas durante el año; destacando la Semana Santa y la fiesta patronal de “Nuestra Señora de la Asunción” del 15 de Agosto. Y también lo era su grandiosa iglesia colonial:

zuniga-picamaran-0021

 

 iglesia-matriz-zuniga-aut-26-07-19626

zuniga-iglesia4

En la noche del 15 de agosto del 2007, cuándo se daba inicio a la procesión de la Patrona, a causa del terremoto la Iglesia quedó en escombros, muchos contemplaron, vivieron y ahora lo recuerdan con gratitud el gran milagro por medio de la Virgen de que no hubiera desgracias humanas.

 

 terremoto-1-0181

terremoto-2-0051

Los fieles preocupados por la recuperación de esta valiosa reliquia unidos al párroco y al comité – pro templo han venido y siguen realizando actividades.

En esta semana se ha dado inicio oficialmente a las obras:

marzo-2009-011

 

marzo-2009-008

Con su oración y apoyo en un futuro próximo tendremos nuevamente la Iglesia

iglesia-zuniga-101

 

AYUDANOS, LA IGLESIA DE ZUÑIGA TE NECESITA

 

 

 

Existe Dios?

dioshamuertoEn nuestra vida diaria nos encontramos personas que de una u otra forma se hacen y nos hacen esta pregunta. Esta cuestión puede ser formulada en distintos momentos: momentos de dolor, de confusión, de soledad o de abandono, pero el interrogante siempre es el mismo.

 

Los creyentes tenemos el deber de facilitar la respuesta personal a este interrogante. Tenemos que hacerlo con nuestra vida, con nuestro ejemplo, con nuestra cercanía con Dios, con nuestra confianza en la Palabra y, sobre todo, con el amor a los demás. Pero no es menos cierto que también tenemos que dar con humildad y con íntimo convencimiento, nuestra respuesta a la gran pregunta sobre la existencia de Dios.

Veamos algunos puntos de reflexión sobre este tema que podemos compartir con los demás.

1.- ¿Existe Dios?– Para contestar a esta pregunta podemos encontrar fundamentalmente tres tipos de personas:

 

ATEOS: Son las personas que niegan la existencia de Dios.
AGNÓSTICOS: Son las personas que ni afirman ni niegan la existencia de Dios. Puede ser que Dios exista o que no exista…
CREYENTES: Son las personas que afirmamos la existencia de Dios.

2.- Pero, ¿Si Dios existe por qué no se le ve…?– En la vida existen muchas cosas que existen y no se ven, por ejemplo: el frío, el calor, la salud, el oxígeno, las ideas, los pensamientos, los sentimientos, la enfermedad, el dolor, la felicidad, el amor, etc. etc. Los ejemplos que podemos poner serían interminables. En la existencia humana son más las cosas que existen y no se ven que al contrario.

 

3.- De acuerdo. Es verdad que en la vida existen muchas cosas que existen y no se ven, pero esas cosas que no se ven se sienten y se pueden sentir muchas veces…– Efectivamente. Todo lo que te he comentado existe y se puede sentir. Si no sentimos no podemos captar las cosas que nos rodean las veamos o no.
Para nosotros los cristianos el “sentir” la existencia y la presencia de Dios es lo que llamamos “tener fe”. La fe no es un sentimiento, es otra cosa bien distinta: es aceptar en lo más íntimo de tu ser la presencia de Dios que te ama.

 

4.- Bueno. Ya llegamos al tema de siempre, al tema de la fe. Para nosotros los no creyentes si llegamos a este punto se interrumpe toda conversación porque no podemos hacer nada contra ella. Si alguien te dice que tiene fe en Dios no podemos desmentirlo…– En realidad “tener fe” no es algo solamente referido a Dios. El ser humano vive constantemente actos de fe en su vida diaria. Tener fe es confiar en lo que no vemos y eso lo hacemos cada día y en cada momento. Veamos algunos ejemplos:

 

. Una persona va a realizar un viaje en avión. Compra el billete, se sube al aparato y no pide más garantías de ningún tipo. Ni sabe quién es el piloto ni el mecánico, ni mucho menos sabe de su pericia… No sabe el estado del aparato ni de sus fallos técnicos. No conoce la situación emocional y física de la tripulación… Pero la persona hace un acto de fe, (confía) en que todo irá bien y pone de esta forma su vida y su cuerpo en manos de unos desconocidos…

. Vas a un bar y pides un café… Al poco tiempo te traen un líquido negro en una taza o vaso y haces un nuevo acto de fe (confías), ya que no tienes ninguna prueba ni científica ni técnica que el contenido del mismo sea el café solicitado. Te lo tomas porque confías que no hayan introducido en tan negro líquido un poderoso veneno…

. Vas a cruzar un paso de peatones… Haces de nuevo un inmenso acto de fe. Confías que los coches se pararán y te dejarán pasar sin mayores dificultades. Nadie te ha garantizado ni científica ni técnicamente que los conductores van a respetar esa regla de circulación, pero tienes fe en que los coches se detendrán ante tu presencia… todo un acto de fe…

. Vas al médico. Muchas veces no sabes ni cómo se llama ni conoces su pericia. No le exiges ver su título académico ni pruebas de su competencia… Tienes delante a un desconocido que te dice qué tienes que tomar y en qué dosis… No te cercioras de sus posibles errores… Haces otro acto de fe y desde que sales de la consulta vas y te compras los medicamentos y confiando en el médico te los tomas sin pensar en las posibles gravísimas consecuencias para tu organismo… Los errores médicos están al día… todo un acto de fe…

. Desde que nací conocí a un hombre y una mujer que se han pasado toda la vida diciéndome que son mis padres. La verdad es que no tengo ninguna constancia ni científica ni técnica que me obligue a creer que lo son. Quiero muchísimo a mis padres pero no tengo ninguna prueba que me demuestre que lo son. Hago un acto de fe (confío) en que lo son y les amo y respeto como se merecen. Lo mismo ocurre con mis hermanos… todo un acto de fe…

Como ves todo en la vida humana es un acto de fe, es un confiar en las personas, en su bondad, en su buena disposición a no hacerme daño. Objetivamente no tengo ninguna prueba ni científica ni técnica, pero confío plenamente en las personas con las que me encuentro en la vida.

Esa fe, esa confianza humana no se queda sólo en las personas a las que veo. También hay muchas situaciones de mi vida que me hacen confiar en lo que yo individualmente tengo que hacer. Respirar, ordenar que mis pulmones tomen oxígeno, es un gran acto de fe porque nadie me ha garantizado que no esté respirando algún producto nocivo para mi salud, aunque su olor sea agradable… Comer deliciosos manjares y aparentes alimentos nutritivos es otro gran acto de fe. Confío que ellos no van a producir daño a mi organismo…

Confiar el mi marido o esposa… en mis amigos… en mis compañeros de trabajo…. Todo en la vida es un acto de fe…
Siempre me he preguntado que si a los demás no les pedimos tantas pruebas…¿Por qué algunos exigen tantas pruebas a Dios…?

5.- De acuerdo que todo en la vida es un acto de fe, pero confío en cosas que veo. Confío en su utilidad y en su bondad. Pero ¿Cómo voy a confiar en Dios (cómo voy a tener fe en Él) si no le veo, ni lo siento…?– Buena reflexión.
La fe de los cristianos no es un sentimiento. No creemos porque “sentimos”. Creemos porque nos fiamos de Dios y de su Palabra, nos fiamos de los sacramentos, nos fiamos de los demás y de nosotros mismos…
Nuestra fe no es sólo mundana. Nuestra fe es también sobrenatural. Fue Jesús quien nos enseñó el camino para entender la vida y la salvación humanas. Quien sigue a Jesús entregándose a Él de corazón, a pesar de los fallos y errores de la debilidad humana, podrá entender y confiar (tener fe) en lo que Jesús nos dijo.

 

Hay muchos ateos , agnósticos y creyentes que hacen grandes actos de fe, no sólo como los descritos sino con otras abstracciones mucho más difíciles de creer:

. Yo nunca he visto la paz y sin embargo creo en ella.
. Nunca he visto la democracia y creo que es un valor.
. Nunca he visto la igualdad y estoy convencido que los seres humanos, sea quien sea, somos iguales ante Dios.
. Nunca he visto la solidaridad y sin embargo estoy convencido que una humanidad solidaria es con mucho lo mejor.
. Nunca he visto los derechos humanos pero estoy seguro que hay que respetarlos y fomentarlos.
. Nunca he visto la libertad pero sé que uno de los mayores bienes del ser humano.
. Nunca he visto la justicia pero sin ella la vida humana apenas tendría sentido…
Y así podría seguir enumerando cada una de las miles de situaciones humanas que existen aunque no se vean y aunque haya personas que además de no verlas, tampoco las sienten…

Creo que estas situaciones invisibles hacen a las personas más humanas. No son conceptos vacíos. No son meras abstracciones. Cada una de ellas dignifican al ser humano y le ayudan a ser más pleno y más feliz. Si todo esto me hace mucho mejor, ¿Cómo no voy a creer en Dios, el hacedor de todo lo bueno que reina en el corazón humano?

¿Por qué el bien nos hace felices y el mal desdichados?
¿Por qué la injusticia nos hace sufrir y la justicia nos equilibra?
¿Quién ha escrito estos códigos espirituales en nuestro corazón? ¿La genética…? ¿Por qué entonces otras personas no tienen mis mismos valores y apreciaciones sobre la bondad de las personas? ¿Por qué el mal…?

Muchas preguntas quedan por hacer y responder. El ser humano tiene una vida para dar las respuestas adecuadas a los interrogantes que la vida nos ofrece. Felices los que al final de su existencia tienen más respuestas que preguntas… Felices los que crean sin ver…

SEMANA SANTA ZUÑIGA 2009

HAZ CLICK AQUI:

Programa de semana Santa 2009

programa1

programa2

Las quejas de Dios…

Me llamas Señor y no me obedeces.
Me llamas luz y no me ves.
Me llamas camino y no me sigues.
Me llamas vida y no me deseas.
Me llamas sabio y no me escuchas.
Me llamas bello y no me amas.
Me llamas rico y no me pides.
Me llamas eterno y no me buscas.
Me llamas bondadoso y no confías.
Me llamas noble y no me sirves.
Me llamas Dios y no me temes.

Si te alejas,  no me culpes

Via Crucis en Pacarán – Zúñiga

“Vía Crucis” latín de “Camino de la Cruz” . También conocido como “Estaciones de la Cruz” y “Vía Dolorosa”. Se trata de un camino de oración que busca adentrarnos en la meditación de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo en su camino al Calvario. El camino se representa con una serie de imágenes de la Pasión o “Estaciones” correspondientes a incidentes particulares que Jesús sufrió por nuestra salvación. En la Parroquia de Pacarán se lleva a cabo todos los viernes de cuaresma a las 5:00pm.

En Zúñiga está distribuido de la siguiente manera:

Viernes 20 de Marzo: Campanahuasi

Viernes 27 de Marzo: Zúñiga Pueblo

Viernes 03 de Abril: Buenos Aires

Entre los dias de semana: Apotara, Romaní y Machuranga

La vida es breve y hay que gastarlo bien…