Confirmaciones en Nuevo Imperial – Cañete

El pasado Domingo 14 de setiembre, Fiesta de la Exaltación de la Cruz, Monseñor Ricardo García, Obispo Prelado de Yauyos, realizó la visita a la Parroquia “Sagrado Corazón de Jesús” de Nuevo Imperial para administrar el sacramento de la Confirmación a todos los jóvenes que han sido preparados por el párroco de esta localidad…

Image

Image

Image

Image

Anuncios

Pecados contra la castidad

 
Algunas de las formas de lesionar nuestra sexualidad y de no practicar la sexualidad son:

1. Lujuria. Es el placer [1], porque la lujuria no se entrega, ni se da; solamente está preparada para recibir placer sexual, es decir, se busca el placer por sí mismo y no como una consecuencia; separando las finalidades de las relaciones sexuales de procreación y unión.

2. Masturbación. Se entiende por masturbación la excitación de los órganos genitales a fin de obtener un placer venéreo. [2] El fenómeno de la masturbación es un fenómeno común, estadísticamente común, que no es lo mismo que norma o correspondientemente a la naturaleza humana [3].

3. Fornicación [4]. La fornicación es la unión carnal entre un hombre y una mujer fuera del matrimonio. Es decir, cuando hay relaciones prematrimoniales o aquellas parejas que viven en unión libre.

4. Pornografía. Ahora todos lo medios de comunicación (televisión, teatro, prensa y cine) nos ofrecen abiertamente escenas pornográficas, son escenas comunes que podemos ver en cualquier lugar y a cualquier hora. Pero no por esta razón es algo normal y bueno para la persona.

5. Prostitución. La prostitución es la relación sexual en la que media el dinero como motivo y se realiza con más de una persona.[5] Atentando contra la dignidad de la persona que se prostituye, puesto que queda reducida a placer venéreo que se saca de ella.[6]

———————————————————–

[1] PIEPER, Josef; Las virtudes fundamentales; Ediciones Rialp; Madrid; 1980; p. 241.
[2] Catecismo de la Iglesia Católica; no. 2352
[3] TREVIJANO, Pedro; Madurez y sexualidad; Ediciones Sígueme; Salamanca; 1994; p. 106
[4] Catecismo de la Iglesia Católica; no. 2353
[5] TREVIJANO, Pedro; Madurez y sexualidad; Ediciones Sígueme; Salamanca; 1994; p. 163.
[6] Catecismo de la Iglesia Católica; no. 2354

Huellas

Una noche, tuve un sueño.
Soné que caminaba junto con el Señor sobre la playa.
A través del firmamento se dibujaban escenas de mi vida.
A lo largo, noté que había dos pares de pisadas en la arena;
Un par pertenecía a mí y la otra al Señor.
Cuando en la última escena de mi vida,
Mire hacia atrás para ver las pisadas en la arena,
Había solamente un par de pisadas.
Noté que esto había sucedido durante la época más dura y triste de mi vida.
Entonces pregunte al Señor:
“Señor, tu me dijiste que una vez que hubiera yo decidido seguirte,
Caminarías junto a mí para toda la vida.
Pero he notado que durante los momentos mas difíciles y desesperados de mi vida; hay solamente un par de pisadas. No comprendo por que precisamente cuando mas te necesitaba, me has abandonado”El Señor le contestó:
“Hijo mío, yo te quiero mucho que nunca, nunca te abandonaría, y en los tiempos de prueba y dolor, cuando tú viste solamente un par de pisadas era porque entonces, yo te llevaba en mis brazos”.

Mensaje:
hay momentos difíciles en el que nos sentimos solos, y renegamos de nuestra tristeza, comenzamos a cuestionar: ¿si dios existe, por que no escucha mi clamor, mi llanto, por que esta soledad, mientras nuestro cuarto se llena de nuestras lagrimas? Jesús respondería: por que te amo, si deje que cayeras, fue para que aprendas a levantarte, si deje que lloraras, fue para que aprendas asacar carácter y ser mas fuerte, si deje que tu corazón se quebrara, fue para que vinieses a mí, yo puedo curar tus heridas.

Biblia:
la palabra de dios dice: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación” Mateo 5:4

 

 

Desmienten a detractores del Cardenal

Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado del Perú

.- El periodista Federico Prieto Celi, autor del libro “El Trigo y la Cizaña“, lamentó los nuevos ataques que ha sufrido el Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, por parte de “pequeños grupos que pretenden restarle autoridad” y desmintió enfáticamente a sus detractores.

El 30 de agosto pasado, el Purpurado presidió una Misa en honor a Santa Rosa de Lima, Patrona de la Policía Nacional y en su homilía recordó que los derechos humanos “son demasiado importantes para que los dejemos en manos de un pequeño grupo ideológico“. Esta afirmación le valió una serie de ataques por parte de ciertos personajes que han cuestionado incluso su trabajo de diez años como Arzobispo de Ayacucho en la época de mayor acción terrorista en esa zona andina.

“La homilía que dio el Cardenal fue el 30 de agosto, día de Santa Rosa de Lima, y por eso estuvo dirigida a ella y a la Policía, porque también fue su día. La referencia que él hizo a la importancia de los derechos humanos, que es una cosa que interesa a todas las personas no solamente a un grupo, está en un contexto muy religioso y no tiene ningún ánimo de desafío“, precisó Prieto en una entrevista concedida al diario Expreso.

Asimismo, recordó que “de su etapa en Ayacucho que duró 10 años, todo el mundo sabe que él luchó denodadamente a favor de los campesinos, de los ronderos y de la población en general de Huamanga y Ayacucho. Ellos se lo han reconocido reiteradamente”.

Según el periodista, quienes critican al Purpurado solo “quieren es restarle autoridad, para que no continúe diciendo todo lo que dice con valentía” y “no quieren que el Cardenal ejerza el magisterio de la Iglesia a plenitud, como corresponde a un genuino pastor”.

Prieto recordó que en su libro “El Trigo y la Cizaña. Radiografía de una conjura contra el Cardenal Cipriani” muestra 60 testimonios que confirman la impecable labor del Purpurado y cuenta “la valentía que tuvo para hablar, predicar el Evangelio, para atender a sus sacerdotes, enfrentarse a los problemas del terrorismo. Creo que la historia de la iglesia en el Perú ya ha registrado con documentos el comportamiento valiente y de servicio a las comunidades campesinas que tuvo el Cardenal en Ayacucho”.

En abril de 2007, Prieto presentó el libro y entonces explicó que decidió escribirlo por el trato que el informe final de la polémica Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) dio “a algunos sectores de la Iglesia que habían trabajado en las partes más pobres de la sierra peruana, como era Huancavelica, Abancay y Ayacucho”, donde el Cardenal Cipriani fue Arzobispo en los años más duros del terrorismo en el Perú.

Investigando “a fondo este tema, fui encontrando con una serie de marañas, de telarañas e intrigas, que yo las he llamado conjuras; en las que en el fondo iban en contra de varias figuras, pero principalmente de la figura del Cardenal Cipriani, que es un hombre valiente y dice las cosas claras en un ambiente como es el eclesiástico, donde normalmente las cosas se dicen con suavidad”.

En su libro, Prieto recoge sesenta testimonios que narran una “imagen completamente distinta de lo que hizo durante los diez años que estuvo en Ayacucho en ese entonces Monseñor Cipriani, frente a la otra visión recogida precisamente de las personas que no le querían o que tenían prejuicios contra él, y habían dado informes a la CVR”.

Según sus editores, el libro narra la conjura contra el Cardenal Juan Luis Cipriani, “el primer cardenal del Opus Dei, sufrida por el Purpurado desde su llegada a Lima en 1999, a causa de su valiente postura de defensa de los campesinos y ronderos ayacuchanos, frente a las ONGs vinculadas a la defensa de los derechos humanos… de los terroristas”.

El libro dedica varios capítulos al episodio protagonizado por el ex Ministro de Justicia, Fernando Olivera, quien llegó hasta el Vaticano con cartas falsas para desprestigiar al Arzobispo.

Como realizar una misión?

Encuentro de Preparación para una misión

 Al prepararnos para una misión hay muchos puntos a tener en cuenta, pero por sobre todas las cosas, tenemos que poseer un objetivo muy concreto, por eso es importante que en las reuniones previas a la misión nos dediquemos a profundizar en este objetivo y en los pasos que vamos a seguir durante la misión.

 1. Presentamos el Objetivo:

Nuestra misión tendrá dos objetivos:

A.     Para nosotros será iniciarnos en la experiencia de misión. Probar el carisma misionero para empezar a caminar mas seguro.

B.     Para los demás será anunciarles la vida de su santo Patrono como modelo de pobreza digna y como lugar desde donde Dios quiere salvarlos.

 2. Presentamos la Espiritualidad:

    La espiritualidad del misionero es la del caminante. El caminante ama el camino por donde transita, pero también el lugar a donde se dirige. Al caminante le interesa y ama el lugar a donde se dirige, el misionero debe amar a las personas a las cuales se acerca con el mensaje de la Buena Noticia.

    La espiritualidad del misionero es la de la humildad porque sabe que lo que anuncia no lo inventó él, sino que es el mensaje de Dios. Porque el mensaje es importante, quien lo transmite es importante.

 3. El ser del misionero:

    Tengamos presente siempre lo que es y lo que no es el misionero:

    *  El misionero no es aquel que sabe todo y por eso sale a comunicarlo a los demás, es quien reconociendo sus límites sabe que el Señor le dará las fuerzas y las palabras para transmitir la buena noticia.

    * El misionero no es el héroe de la película, pues el único héroe es Cristo; sino que es aquel que con valentía pero con humildad se lanza a luchar por Cristo y su Evangelio.

 * El misionero no es aquel que por lastima a los demás les anuncia el Evangelio; sino que es quien por Amor a los hombres y a Dios entrega su tiempo a favor de los demás.

 4. Esquema de visita a las casas:

    Antes que nada debemos observar las reglas básicas de cordialidad, por eso al llegar a una casa saludamos a todos los que se encuentran en ella.

    Luego nos presentamos, comentamos de donde somos, y empezamos a desarrollar nuestro objetivo (para los demás).

    Antes de empezar hacemos, e invitamos a hacer todos juntos la señal de la cruz, seguido de esto leemos el texto bíblico elegido o el texto que acompaña la misión.

    Además invitamos a que ellos compartan lo que les sugiere el texto y luego hacemos lo mismo nosotros.

    Antes de despedirnos hacemos los avisos comunitarios, por supuesto de una manera muy informal.

    Hacemos la Oración Final y nos despedimos cordialmente.

 Oración Final:

 Señor, Dios Padre Misericordioso, te pedimos que bendigas a esta familia que nos ha recibido, que bendigas sus proyectos y los lleves a cumplimiento, te pedimos que bendigas esta casa, para que nunca falte el pan en la mesa ni la salud en cada uno de los que habitan en ella. Todo esto te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén

Rezamos un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.

 Esto es solo un esquema propuesto, puede utilizarse otro, o ampliarse este, lo importante es que el mensaje que nosotros llevamos sea bien transmitido y pueda ser recibido con amor y alegría.

 Recordemos siempre que el mensaje que estamos llevando es mucho mas importante que cualquier otra cosa, por eso será necesario misionar en serio, es decir, ver en las personas a las que visitamos, hijos de Dios, Amados y queridos por el Padre del Cielo.

 PD: Amig@s, les dejo links de videos que pueden utilizar para evangelizar (Todos videos de un grupo y una solista chilenas).

http://www.youtube.com/watch?v=mLXKc8HcF2I&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=p_6uBcJET-E&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=scitDqf9PhU&feature=related

Lo que nos une a todos

Hubo un funeral en una pequeña aldea tirolesa de la montaña. Un joven había ido con sus amigos a escalar una ladera del Tofane en Cortina d’Ampezzo (Italia). Lo habían hecho ya otras veces. También estaba bien asegurado a la cuerda. Sin embargo, por encima de él se desprendieron grandes piedras que, cayendo, lo mataron instantáneamente.
El funeral fue celebrado por un sacerdote del lugar, pero también invitaron a algunos de Bolonia que en aquel momento se encontraban allí de vacaciones. ¡Cómo les impresionó el funeral a los boloñeses!
En una gran ciudad, al funeral asisten frecuentemente sólo un pequeño grupo de parientes y amigos, en la iglesia la
misa es muy sencilla y después llevan al difunto al cementerio central acompañado solamente de los parientes más
cercanos. Allí, en la montaña, todo era diferente. La vida se detuvo en toda la aldea. Vinieron los bomberos uniformados, la compañía de los escaladores, los jóvenes y los ancianos. Todos rezaron juntos en alta voz, la misa fue concelebrada por varios sacerdotes, con un coro solemne, desde el primer signo de la cruz hasta las largas oraciones que se hicieron en la tumba. Uno después de otro, echaron sobre la tumba un poco de tierra y la asperjaron con agua bendita. Los sacerdotes y la gente que llegaron de la ciudad estaban conmovidos pero al final confesaron que era de masiado. La muerte es un evento cotidiano. ¿Por qué se debería hacer tanta pompa?
San Agustín ya escribe contra las grandes pompas durante los funerales. Dice que sirven a la vanidad de lo s vicios pero que ayudan poco a los muertos. Sin embargo, en el funeral de las montañas tirolesas no se puede decir que hubiese «pompa». En realidad todo era sencillo, pero el hecho sorprendente era que allí participó toda la aldea. Es verdad que el respeto humano influye siempre en estas cosas, pero allí se trató de una profesión pública de fe cristiana. La muerte, en efecto, es uno de los momentos más importantes de la vida.
Nos separa de todos, pero al mismo tiempo nos une a todos, y nosotros debemos sentir ambos aspectos.

La burbuja

Lucía uniforme de cuero y arandelas metálicas claveteadas por todas las partes

visibles de su organismo. Era una antigua alumna. A duras penas accedió a entrar

conmigo en el colegio. Las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas.

-¿No te irás a emocionar ahora?

-Es que soy tonta… Además era todo tan bonito. Cuando estábamos aquí con el

uniforme, y cantábamos a la Virgen en el patio… Vivíamos en una burbuja. La vida

real es diferente. Todas estábamos en las nubes. Es bonito vivir así. Pero esto

es irreal. Usted debería saberlo…

Y se desahogó largo rato entre húmedos y entrecortados sollozos y titubeos.

¿Por qué será que, cuando nos referimos a lo sucio o incluso a lo pecaminoso, suponemos que eso y sólo

eso es lo real; que la virtud, la pureza y la gracia de Dios no pertenecen a este mundo? Para aquella joven

el colegio era una burbuja, ¿la Iglesia?, otra burbuja… Y las pláticas, los sacramentos. Y la

alegría de aquellos años: todo falso, todo burbujas.

C. S.Lewis, en las «Cartas del diablo a su sobrino», pone en boca del demonio una serie de consejos

dedicados a un tentador inexperto; y entre ellos le insta a inculcar en el cacumen de su víctima precisamente

esta idea: que sólo son reales los aspectos más tristes y desgraciados de la existencia humana: los

muertos en la guerra, la sangre, el odio, el egoísmo, la lujuria, la fealdad, la pobreza…, ¡esa es la realidad!,

mientras que el amor, la generosidad, la santidad, la oración, la belleza, la alegria…, son alucinaciones,

sentimientos pasajeros.

Hay un diablo pragmático y realista, que cuando uno se deja llevar por la tentación de la belleza, de la

compasión o de la verdad, nos sugiere:

-No seas ingenuo; pon los pies en el suelo, aterriza, que los ojos. Las cosas no funcionan así…

la vida es otra cosa; quítate la venda de

Pero al contrario de lo que le sugiere el tentador Dios es mucho más real que toda la mugre que los

hombres hemos sido capaces de generar en el Planeta; y que, aunque hubiese mil ríos contaminados, no

por eso renunciaríamos a buscar manantiales de agua limpia. Envenenarse -en nombre del realismo- no

es la solución. A fin de cuentas aquel hijo pródigo que se escapó de casa y acabó suspirando por las algarrobas

que comían los cerdos también pensaba que aquello era lo real y que su padre -al que regresóvivía

en una burbuja.