El monje y el pastor

 

Un monje llamado Tauber, famoso por su mucha virtud, encontrase un día con un pobre pastor de ovejas. El buen monje se puso a charlar con él.

 

A la pregunta de quién era, contestó el pastor: “Yo soy un rey”.

El monje añadió enseguida: “Y ¿dónde están vuestros reinos?”.

Y el pastor: “Mi reino está en mi corazón”.

El monje prosiguió: “¿Y vuestros súbditos?”.

Y el pastor: “Mis súbditos son mis deseos, inclinaciones y pasiones, a los que procuro dominar con mano dura”.

 

Maravillado en extremo se quedo el monje al oír unas palabras tan llenas de prudencia en boca de aquel rústico, que sin duda las oyó en algún sermón o las leyó en alguna parte. Ocupado el espíritu por aquellas palabras del pastor, prosiguió el buen monje su camino mientras andaba diciendo para sus adentros: “¡Ojalá hubiese muchos reyes de estos y yo fuese uno de ellos!”.

Quien acierta a dominar los impulsos desordenados de su propio corazón, es verdaderamente un rey.

Pequeñeces

pejul

pejul

Una señora de edad había esperado toda la vida la oportunidad de viajar en un tren. Quería contemplar, devorar cada paisaje con los ojos y disfrutar todo cuanto pudiera en los kilómetros que iría a recorrer. Entró muy decida en el vagón de pasajeros y cuando el tren partió, comenzó a acomodar los paquetes y cestas que traía, trató de arreglar confortablemente su asiento y acomodar las cortinas, y colocarse en situación cómoda pero … de repente, cuando ya estaba lista para comenzar la contemplación del paisaje, el conductor voceó el nombre de la estación a la cual iban, ¡habían llegado!.  

“Que pena”, dijo ella, “si hubiese sabido que llegaríamos tan pronto no habría perdido tiempo en pequeñeces”.

No perdamos el enfoque real en nuestra vida. Las pequeñeces muchas veces nos desvían y distraen del verdadero paisaje, de las cosas grandes que Dios tiene para nosotros.. démosle a Él, el lugar que merece…
El Primer lugar.!

“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos” Efesios 5:15,16

Mateo 6:33
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Deuteronomio 6:5
Y Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todo tu poder.

pejul

pejul

Los lobos

Un viejo cacique de una tribu estaba teniendo una charla con sus nietos acerca de la vida.

Les decía: una vieja pelea esta ocurriendo dentro de mi, es entre dos lobos; uno de los lobos es maldad , temor, ira, envidia, dolor, rencor, avaricia, arrogancia, culpa, resentimiento, inferioridad, mentiras, orgullo, competencia, superioridad, egolatría.

El otro es bondad, alegria, paz, amor, esperanza, serenidad, humildad, dulzura, generosidad, benevolencia, amistad, empatia, verdad, compasión y fe.

Esta misma pelea esta ocurriendo continuamente dentro de ustedes y dentro de todos los seres de la tierra.
Los chicos se quedaron pensativos, y uno de ellos preguntó a su abuelo:

¿ Cual de los lobos ganará?
…y el viejo cacique respondió simplemente

-“el que alimentes”-“

Huellas

Una noche, tuve un sueño.
Soné que caminaba junto con el Señor sobre la playa.
A través del firmamento se dibujaban escenas de mi vida.
A lo largo, noté que había dos pares de pisadas en la arena;
Un par pertenecía a mí y la otra al Señor.
Cuando en la última escena de mi vida,
Mire hacia atrás para ver las pisadas en la arena,
Había solamente un par de pisadas.
Noté que esto había sucedido durante la época más dura y triste de mi vida.
Entonces pregunte al Señor:
“Señor, tu me dijiste que una vez que hubiera yo decidido seguirte,
Caminarías junto a mí para toda la vida.
Pero he notado que durante los momentos mas difíciles y desesperados de mi vida; hay solamente un par de pisadas. No comprendo por que precisamente cuando mas te necesitaba, me has abandonado”El Señor le contestó:
“Hijo mío, yo te quiero mucho que nunca, nunca te abandonaría, y en los tiempos de prueba y dolor, cuando tú viste solamente un par de pisadas era porque entonces, yo te llevaba en mis brazos”.

Mensaje:
hay momentos difíciles en el que nos sentimos solos, y renegamos de nuestra tristeza, comenzamos a cuestionar: ¿si dios existe, por que no escucha mi clamor, mi llanto, por que esta soledad, mientras nuestro cuarto se llena de nuestras lagrimas? Jesús respondería: por que te amo, si deje que cayeras, fue para que aprendas a levantarte, si deje que lloraras, fue para que aprendas asacar carácter y ser mas fuerte, si deje que tu corazón se quebrara, fue para que vinieses a mí, yo puedo curar tus heridas.

Biblia:
la palabra de dios dice: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación” Mateo 5:4

 

 

Dar y leer noticias

Durante el concilio Vaticano II, el director del periódico francés La Croix pronunció en Roma una interesante conferencia. En los días precedentes, los padres conciliares, habían exhortado a los periodistas para que dieran a la gente la imagen verdadera de la realidad. El director de La Croix reaccionó. Admitió plenamente que ese debería ser el deber de todo periodista honesto, que debe darse cuenta que frente al juicio de Dios, dará cuenta de sus palabras porque tienen un poder muy grande en el mundo. Y agregó una nota suya: «Es fácil decirlo. ¡No se trata sólo de los periodistas, sino también de los lectores! ». Su pensamiento lo explicó con algunos ejemplos. El papa Pablo VI había hecho un viaje a Cerdeña. Un enfermo mental había tirado una piedra contra el automóvil del Papa. En los periódicos se leía con grandes títulos: «Atentaron contra el Papa en Cerdeña tirándole piedras». Se trataba de un episodio que habían exagerado ridículamente. Así la noticia atraía más que el discurso del Papa a la multitud de fieles.
 
En el silencio se empieza a percibir un nuevo lenguaje en el que Dios habla al ser íntimo del hombre.
(Luis de Lezama)
No es suficiente con estar ocupados: las hormigas también lo están. La cuestión es, ¿en qué estamos ocupados?
(H. Thoreau)

El higo seco

En Septiembre de 1582 iba Sor Teresa de Jesús camino de Alba de Tormes y lo hacía «con tantos dolores y flaquezas que, al llegar a un lugarcito cerca de Peñaranda, le dio un desmayo que a quienes la acompañaban les hizo gran lástima verla». La madre gimió y dijo a una de sus compañeras: «Hija, déme
si tiene algo, que me desmayo». Y no tenían sino unos higos secos. Reunieron entonces todo el dinero que tenían y mandaron a buscar por los alrededores unos huevos, costasen lo que costasen. Pero nada hallaron.
Y fue entonces la moribunda quien tuvo que consolar a sus compañeras: «No lloréis, hijas que esto quiere Dios ahora.» Y las animaba diciendo que «demasiado de buenos eran aquellos higos, que muchos pobres no tenían aquel regalo, que ella estaba contenta con un higo que había comido».
Y así es como un higo puede llegar a un alma que desea muy poco fuera de amar y de servir a Dios. Porque un santo es alguien que tiene pocos deseos y todos sustanciales. Mientras que nosotros somos gentes perpetuamente defraudadas porque no se nos sacian los mil deseíllos que nos van llenando cada día.
Nos parece que nos será imposible vivir sin esto o sin aquello y no pensamos que sin eso están viviendo millones y millones de seres y que nosotros mismos hemos vivido y podemos seguir viviendo perfectamente sin que se sacien tales deseos. No es corazón lo que nos falta, sino ambiciones inútiles lo que nos sobra. Y no estoy criticando, naturalmente, el hambre de mejorar, sino el hambre de poseer. Porque se puede mejorar con muy poquitas cosas y lo difícil es que el alma mejore cuando antes la hemos llenado de la chatarra de miles y miles de deseos innecesarios.
Tal vez ésta sea la tragedia de no pocos humanos: que aspiran tanto a subir (en pose-sión, en placer, en poder, en riqueza) que cuando han subido un escalón no tienen ni el tiempo ni el gusto de contemplarlo porque ya están soñando en el escalón siguiente. Y acaban sometiéndolo todo (la ética entre otras cosas) a la idea de ascender, olvidándose de que en la vida ocurre como en las cimas de las montañas: que a ellas sólo llegan las águilas y los reptiles. Por lo que muchos, que no son águilas, acaban siendo reptiles para subir.