Aniversario Sacerdotal del Padre Julio Ontiveros

Padre Julio OntiverosLa semana pasada el Padre Julio Ontiveros cumplia 30 años de sacerdote. Y lo celebró tanto en Lima como en San Antonio. El día miérocoles 02 de Junio la primera misa de acción de gracias fue en la Iglesia de las Nazarenas donde se encuentra la imagén del Señor de los Milagros.  Y por la noche lo celebró cons sus feligreses de San Antonio y Flores.

Ser sacerdote en estos tiempos es una dicha y un reto, por que un sacerdote hace más falta que un rey, más que un militar, más que un banquero, más que un médico, más que un maestro, porque él puede reemplazar a todos y ninguno puede reemplazarlo a él…

 Por que cuando un sacerdote, celebra en el altar, tiene una dignidad infinitamente mayor que un rey; y que no es ni un símbolo, ni siquiera un embajador de Cristo, sino que es Cristo mismo que está allí repitiendo el mayor milagro de Dios…

Para los que recien empezamos el ministerio es una gran motivación para avanzar en la barca de Cristo.

Felicidades Padre Julio.

Anuncios

Cachuy: una fiesta de fe

Fue a mediados del siglo XVIII, en lo alto del cerro agreste y escarpado de la provincia de Yauyos.  Según una antigua tradición nos cuenta que allí se apareció del Señor a Martín Barrios, un humilde labriego que cuidaba sus vacas.

 La imagen fue llevada a Putinza y colocada solemnemente en la Iglesia; pero en la noche la imagen regresó misteriosamente al lugar donde se había aparecido.

Y en Cachuy se construyó la primera capilla en honor al Señor de la Ascensión.

Desde entonces, por estas fechas Cachuy se viste de fiesta todos los años para recibir a miles de peregrinos que van llegando de todas partes.

Costa, sierra y selva se confunden en un abrazo de fervor y devoción a los pies del Señor.

La subida es dura y penosa, el caminar lento y fatigoso. Pero en todos hay una ilusión: Llegar al Santuario, ver al Señor.

Esto nos recuerda a todos:

Jesús ha subido al cielo, y nosotros también iremos algún día al cielo con El, si hacemos su voluntad.  Que esta peregrinación te sirva para reflexionar, para hacer de ti una persona mejor más fiel y entregado a Dios, siendo un católico coherente.

Cuando te cueste cumplir tus deberes, hacer el bien y vencer las tentaciones, acuérdate del cielo, de tu Padre Dios que te espera.

Esto no es una excursión

Es una peregrinación, es sacrificio y penitencia,

Es arrepentimiento de los pecados.

Es conversión a Dios.

Es confesión y comunión.

Es fe, devoción y fervor

Es vida cristiana.

 Lo más importante de esta peregrinación es: participar en la SANTA MISA, hacer una buena CONFESION y recibir la EUCARISTIA.

El verdadero SEÑOR, está en el cielo en la tierra y en todo lugar; en cachuy solo está su imagen que  requiere veneración y respeto.

 Que el Señor le bendiga y allá nos vemos.

Feliz Pacua!

libro_pascua.jpg image by catacumbas

A Él lo crucificaron
y por nosotros murió
y venciendo a la muerte,
un día de Pascua
RESUCITÓ
Él es Jesús el Salvador
que dió su vida por nosotros…
Por AMOR

Inicio de la construcción de la nueva Iglesia de Zúñiga

diver-0131

Zúñiga, es uno de los distritos que comprende la Provincia de Cañete en lo civil. En lo eclesiástico es parte de la Parroquia San Francisco de Asís de Pacarán cuyo párroco es el Reverendo P. Nilton Pachas Zavala.

Es un valle cálido, fértil alimentado por el río cañete, por eso se le llama “Valle del eterno sol radiante”, aquí se encuentra excelentes productores de vino, de pisco. La gente en su mayoría se dedica a la agricultura y otros al comercio.

Es un pueblo profundamente católico, prueba de ello son sus instituciones, asociaciones, la Legión de María, el movimiento de retiros Juan XXIII, etc. y sus innumerables fiestas religiosas y costumbristas durante el año; destacando la Semana Santa y la fiesta patronal de “Nuestra Señora de la Asunción” del 15 de Agosto. Y también lo era su grandiosa iglesia colonial:

zuniga-picamaran-0021

 

 iglesia-matriz-zuniga-aut-26-07-19626

zuniga-iglesia4

En la noche del 15 de agosto del 2007, cuándo se daba inicio a la procesión de la Patrona, a causa del terremoto la Iglesia quedó en escombros, muchos contemplaron, vivieron y ahora lo recuerdan con gratitud el gran milagro por medio de la Virgen de que no hubiera desgracias humanas.

 

 terremoto-1-0181

terremoto-2-0051

Los fieles preocupados por la recuperación de esta valiosa reliquia unidos al párroco y al comité – pro templo han venido y siguen realizando actividades.

En esta semana se ha dado inicio oficialmente a las obras:

marzo-2009-011

 

marzo-2009-008

Con su oración y apoyo en un futuro próximo tendremos nuevamente la Iglesia

iglesia-zuniga-101

 

AYUDANOS, LA IGLESIA DE ZUÑIGA TE NECESITA

 

 

 

Miercoles de Ceniza: inicio de la cuaresma

El miércoles de Ceniza es el principio de la Cuaresma; un día especialmente penitencial, en el que manifestamos nuestro deseo personal de conversión a Dios.

Al acercarnos a los templos a que nos impongan la ceniza, expresamos con humildad y sinceridad de corazón, que deseamos convertirnos y creer de verdad en el Evangelio.

El origen de la imposición de la ceniza pertenece a la estructura de la penitencia canónica. Empieza a ser obligatorio para toda la comunidad cristiana a partir del siglo X. La liturgia actual, conserva los elementos tradicionales: imposición de la ceniza y ayuno riguroso.

La bendición e imposición de la ceniza tiene lugar dentro de la Misa, después de la homilía; aunque en circunstancias especiales, se puede hacer dentro de una celebración de la Palabra. Las fórmulas de imposición de la ceniza se inspiran en la Escritura: Génesis, 3, 19 y Marcos 1, 15.

La ceniza procede de los ramos bendecidos el Domingo de la Pasión del Señor, del año anterior, siguiendo una costumbre que se remonta al siglo XII. La fórmula de bendición hace relación a la condición pecadora de quienes la recibirán.

El simbolismo de la ceniza es el siguiente:

a) Condición débil y caduca del hombre, que camina hacia la muerte;

b) Situación pecadora del hombre;

c) Oración y súplica ardiente para que el Señor acuda en su ayuda;

d) Resurrección, ya que el hombre está destinado a participar en el triunfo de Cristo;

La ceniza es el residuo de la combustión por el fuego de las cosas o de las personas. Este símbolo ya se emplea en la primera página de la Biblia cuando se nos cuenta que “Dios formó al hombre con polvo de la tierra” (Gen 2,7). Eso es lo que significa el nombre de “Adán”. Y se le recuerda enseguida que ése es precisamente su fin: “hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste hecho” (Gn 3,19).

Por extensión, pues, representa la conciencia de la nada, de la nulidad de la creatura con respecto al Creador, según las palabras de Abrahán: “Aunque soy polvo y ceniza, me atrevo a hablar a mi Señor” (Gn 18,27).

Esto nos lleva a todos a asumir una actitud de humildad (“humildad” viene de humus, “tierra”): “polvo y ceniza son los hombres” (Si 17,32), “todos caminan hacia una misma meta: todos han salido del polvo y todos vuelven al polvo” (Qo 3,20), “todos expiran y al polvo retornan” (Sal 104,29). Por lo tanto, la ceniza significa también el sufrimiento, el luto, el arrepentimiento. En Job (Jb 42,6) es explícítamente signo de dolor y de penitencia. De aquí se desprendió la costumbre, por largo tiempo conservada en los monasterios, de extender a los moribundos en el suelo recubierto con ceniza dispuesta en forma de cruz. La ceniza se mezcla a veces con los alimentos de los ascetas y la ceniza bendita se utiliza en ritos como la consagración de una iglesia, etc.

La costumbre actual de que todos los fieles reciban en su frente o en su cabeza el signo de la ceniza al comienzo de la Cuaresma no es muy antiguo.

En los primeros siglos se expresó con este gesto el camino cuaresmal de los “penitentes”, o sea, del grupo de pecadores que querían recibir la reconciliación al final de la Cuaresma, el Jueves Santo, a las puertas de la Pascua. Vestidos con hábito penitencial y con la ceniza que ellos mismos se imponían en la cabeza, se presentaban ante la comunidad y expresaban así su conversión.

En el siglo XI, desaparecida ya la institución de los penitentes como grupo, se vio que el gesto de la ceniza era bueno para todos, y así, al comienzo de este período litúrgico, este rito se empezó a realizar para todos los cristianos, de modo que toda la comunidad se reconocía pecadora, dispuesta a emprender el camino de la conversión cuaresmal.

En la última reforma litúrgica se ha reorganizado el rito de la imposición de la ceniza de un modo más expresivo y pedagógico. Ya no se realiza al principio de la celebración o independientemente de ella, sino después de las lecturas bíblicas y de la homilía. Así la Palabra de Dios, que nos invita ese día a la conversión, es la que da contenido y sentido al gesto.

Además, se puede hacer la imposición de las cenizas fuera de la Eucaristía -en las comunidades que no tienen sacerdote-, pero siempre en el contexto de la escucha de la Palabra

Movimiento de Cursillos de Cristiandad (PACARAN – ZUÑIGA)

cuenta

“El Cursillo de Cristiandad es un instrumento suscitado por Dios para el anuncio del Evangelio en nuestro tiempo” (Juan Pablo II)

¿Para quién es un Cursillo de Cristiandad?

Dada su forma de anuncio de la Buena Nueva, el Cursillo de Cristiandad se dirige no sólo a los creyentes que buscan profundizar en su vida de fe, sino también a personas indiferentes, no creyentes o alejadas.Tiene sitio en el Cursillo de Cristiandad toda persona que busque, con cierta seriedad, el sentido trascendente de su vida, sea cual sea su forma de pensar y de sentir.La invitación a un Cursillo de Cristiandad no debe hacerse desde una llamada impersonal; es una invitación cordial al conocido, al amigo, al compañero, a la persona insatisfecha que quiera sacarle más jugo a la vida.

¿Qué supone hacer un Cursillo de Cristiandad?

El Cursillo de Cristiandad puede ser una experiencia de fe, altamente gratificante que, en general, ilumina nuestro caminar. Quien lo vive, suele decir que ha vivido los tres días más interesantes de su vida.

 ¿Cuál es la novedad del Cursillo de Cristiandad?

El Cursillo de Cristiandad proclama lo sustancial de la fe, de forma testimonial, cálida, alegre, jubilosa. Como la Buena Nueva que salva al hombre. Más que demostrar grandes verdades muestra vidas, que van siendo tocadas por la fuerza del Espíritu.Este estilo directo, cercano, que se expresa en su talante testimonial, encaja muy bien con la forma de pensar y de actuar de la mujer y del hombre de hoy, que sigue mejor a los auténticos testigos que a los grandes maestros.La proclamación de lo fundamental cristiano en el Cursillo de Cristiandad es llevada a término por sacerdotes y seglares, que apuntalan su testimonio de palabra en el testimonio de su vida, con la convicción de que todo cambio individual tiene resonancias en las realidades en que cada uno se mueve.

cristovivo

Y después del Cursillo de Cristiandad, qué…

¿Con que apoyos cuenta el cursillista?

Como es muy difícil a cualquiera mantenerse y avanzar solo en la fe dentro de los ambientes probablemente secularizados, Cursillos de Cristiandad:
• A los que están integrados en alguna comunidad, les posibilita una reflexión sobre las exigencias de su vivir cristiano y les invita a regresar, con ánimo reforzado, a la comunidad donde proceden.
• A los que no están integrados en alguna comunidad, ofrece instrumentos para ayudarle en el constante fortalecimiento de su vida cristiana.

 Con la ayuda de Dios estamos reiniciando el movimiento de cursillistas en Pacarán, cuentamos con sus oraciones en esta empresa divina.

Llaman a la puerta

jesus-llama3

Un artista había pintado un bonito cuadro. El día de la presentación al público, asistieron las autoridades locales, fotógrafos, periodistas, y mucha gente, pues se trataba de un famoso y reconocido pintor.  Llegado el momento, se quitó la tela que tapaba el cuadro. Hubo un caluroso aplauso.

Era una impresionante figura de Jesús tocando suavemente la puerta de una casa. Jesús parecía vivo. Con el oído junto a la puerta, parecía querer oír si le respondía alguien desde dentro de la casa. 

Todos admiraron aquella preciosa obra de arte. Uno de los asistentes, una persona muy observadora y curiosa, encontró un defecto un deun en el cuadro. La puerta no tenía cerradura. Y fue a preguntar al autor:   “¡La puerta no tiene cerradura! ¿Cómo se hace para abrirla?“ El pintor le respondió:

         “Te has dado cuenta del detalle, y es cierto que la puerta no tiene cerradura. Esto es así porque esta puerta representa el corazón del hombre y el corazón del hombre sólo se puede abrir desde dentro…”

Esta pequeña historia me hizo reflexionar. Realmente si no abrimos desde dentro la puerta de nuestro corazón Dios no puede entrar en nuestra casa, y como Dios respeta totalmente nuestra libertad, nunca forzará la puerta, sólo se limitará a llamar suave e insistentemente. Y si no abrimos será porque estamos inmersos en el jaleo del mundo que no nos deja oir la llamada, o conscientemente no nos atrevemos a abrir la puerta por miedo.

 ¿Con quién nos identificaremos cada uno? Con el que no oye la llamada, con el que no quiere abrir o con el que abre la puerta alegremente para que pase Jesús… Esa es nuestra elección…