Feliz Pacua!

libro_pascua.jpg image by catacumbas

A Él lo crucificaron
y por nosotros murió
y venciendo a la muerte,
un día de Pascua
RESUCITÓ
Él es Jesús el Salvador
que dió su vida por nosotros…
Por AMOR

Concurso de villancicos 2008 en Zuñiga – Pacaran

 Como se proyectó hoy se ha realizado el 2do concurso de villancicos; y que decir fue un éxito total, las fotos pueden decirlos mas que mil palabras, a pesar de las interferencias que hubo de uno y otro municipio… las cosas salieron.  Participaron en total 7 grupos: Romaní, Pacaran, Puente de Pacaran, Apotara, Escuela de Zúñiga, Zúñiga pueblo y Machuranga. Los jurados tuvierón una ardua labor al final su veredicto fue de la siguente manera: 1er puesto: La escuela de Zúñiga; 2do puesto se lo ganó el anexo de Machuranga; 3er puesto fue para Pacaran….

villancicos-2008-0342

 

villancicos-2008-019

villancicos-2008-018

villancicos-2008-011

 

villancicos-2008-014

villancicos-2008-055

 

villancicos-2008-054

 

villancicos-2008-052

 

villancicos-2008-045

 

 

villancicos-2008-043

Se llevó a cabo el XXIX concurso de religion (Prelatura de Yauyos)

Mons. Ricardo Garcia Garcia Obispo Prelado de Yauyos, representante de la Ugel 08 de Cañete y Sr. Pbro. Vìctor Huapaya Quispe, responsable de este evento 
Como todos los años el día 13 de noviembre se realizó la etapa final del concurso de  religión en el Colegio Parroquial «San José» de Cerro Alegre. De las 3 provincias (Yauyos, Cañete y Huarochiri) que comprende nuestra Prelatura llegarón más de 250 alumnos con sus párrocos y profesores.
Veamos algunas fotos:

 

Alumnos (as) participantes de los 23 Parroquia de nuestra Prelatura de Yauyos

 

Pbro. Fernando Cintas Rosa(Párroco de Mala) y Pbro. Freddy Nolasco Macazana(Vicario Parroquial de San Vicente de Cañete)  

 

Docentes a la espera de los resultado del exámen 

 

 

Mons. Ricardo Garcia haciendo entrega de los dipolmas 

 

 

Jose Luis(Diácono) Pbro. Ismael Montero Casas(Párroco de Nuevo Imperial) Pbro. Ernesto Cullas(Rector del Seminario Menor-Cañete) todos rezando por los resultados 

 

 

Foto del Recuerdo del XXIX concurso de religión 2008 

 

 

La Parroquia de Yauyos(calachota) se hace presente como ganador 

 

 

Docente con su alumna Capeona Etapa Final, mostrando el gallardete para su colegio 

 

Image

Image

 

Quince se hace presente Pbro. Manuel Escate con su campeón 

 

 

Pbro. freddy Nolazco con su campeonsito 

 

 

Fotos del recuerdo XXIX concurso de religión 2008 

Concurso de Religión (I)

Un poco de historia sobre el Concurso de Religión

El concurso en el año 2004 (Por Pbro. VÍCTOR HUAPAYA QUISPE) En el año 2004 hemos celebrado los 25 años del Concurso de Religión en el nivel secundario y los 44 años en el nivel primario. Se trata de una fecha muy especial. Este año, el certamen llevó el nombre de «Monseñor Ignacio María de Orbegozo y Goicoechea», primer prelado de Yauyos. La etapa final se realizó en el Colegio Parroquial «San José» de Cerro Alegre. Allí se reunieron cerca de 200 alumnos procedentes de las 20 parroquias que comprende actualmente la Prelatura de Yauyos. Además estuvieron presentes los párrocos y muchos profesores que acompañaron a sus respectivos alumnos. Bien podemos decir que el concurso de Religión ha sido y es una eficaz catequesis y un vigente medio de evangelización para el profesorado, principalmente de primaria, de nuestra Prelatura, y también para muchísimas familias que participan preparando a sus hijos para esta competencia. (…) Entre las labores parroquiales, la atención a las escuelas fue una de las primordiales. Así lo indicaba a los sacerdotes Monseñor Orbegozo en la carta pastoral de 19 de marzo de 1959: «¡Dios nos diera una escuela ciento por ciento católica! Y aunque esto no es posible de momento, -algún día se podrá tener un número suficiente de escuelas modelo parroquiales- vigilad. meticulosamente para que se enseñe la Doctrina Cristiana y los cursos de religión en todas las escuelas, como está mandado. Y con frecuencia, acudid vosotros mismos a completar y perfeccionar esta enseñanza. Procurad con tacto y caridad -cariño sincero-, como lo habéis venido haciendo hasta aquí, ganaros la amistad y sincera colaboración de los maestros. ¡Qué buenos servicios nos prestan y cuánto podrán ayudarnos conforme vayamos formándoles -con discreción que no humilla- a ellos mismos y ayudándoles a ser cada día mejores cristianos!». Dios nos bendice con muchos frutos a través de estos concursos, dándonos muchas vocaciones sacerdotales y religiosas, y también buenos profesionales cristianos.

 

Concurso Anual de Religión
Concurso Anual de Religión

 

La enseñanza de la religión en las escuelas de la Prelatura de Yauyos, en la década de los 50 y 60. (Por Pbro. RICARDO MARTÍNEZ CARAZO)

Muy pronto, en nuestras visitas a los pueblos, descubrimos con alegría que, incluso en las alturas más remotas, no faltaba su escuelita, maestros y gran número de alumnos. Otro gran aliciente que encontramos era que el Ministerio de Educación mandaba a los maestros dar dos clases de Religión a la semana. Hablando amigablemente con los maestros les preguntábamos: ¿Cómo se arreglan para dar las clases de religión cada semana? Porque manuales de Religión o catecismos, según nos decían, nunca habían tenido. Ellos, de uno u otro modo, venían a decir siempre lo mismo: -Pero, Padrecito, ¿quién nos ha enseñado a nosotros Religión, para que nosotros nos atrevamos a dársela a los niños? Lo que a primera vista pudiera parecer una fácil excusa, pronto se vio que era un verdadero deseo de que se les facilitasen los medios para que ellos pudieran cumplir con esa tarea. (…) Muchas Escuelas y muchísimos niños. Pronto, incluida la provincia de Cañete, unos 40.000, tantos como catecismos editados cada año. Por aquel entonces, década de los 60, comenzaban a escasear los Catecismos tradicionales hasta llegar a desparecer. En su lugar aparecieron unos cuadernos con las hojas en blanco y un título de este estilo: «Dibuja cómo te imaginas tú que es el Cielo». Había que ir pensando en los nuevos Cuadernos de Religión y Catecismos… Pero también contábamos con unos 1500 Maestros, entre las tres provincias, dispuestos a colaborar como después se demostró. Pronto vendrían más sacerdotes a reforzamos. Las Catecismos podríamos hacerles y distribuirles nosotros de Escuela en Escuela. Habría que hacer muchas horas a cabello, pero valía la pena… Recuerdo que los exámenes finales del primer Concurso Catequístico coincidieron con una huelga general de maestros, a pesar de todos los resultados fueron bastante buenos, así que nos dijimos: Si esto se ha conseguido con la huelga, ¿qué será sin la huelga? Sobre todo, nos impulsaban aquellas suaves arengas de D. Ignacio con las que solía poner el broche de oro al terminar los retiros mensuales en Yauyos. Era como una coletilla invariable que llegamos aprender de memoria: «Ya sabemos todos que tenemos mucho más trabajo del que podemos hacer. Por eso, orden, y a no perder el punto de mira: 1 ° atención a los monaguillos (sorpresa general) 2° visitar las escuelas; 3° amistad con los maestros, 4° dar doctrina a todas horas, 5° administrar los sacramentos… Y aquellas palabras de San Josemaría Escrivá, difíciles de olvidar, que con frecuencia nos llegaban como venidas del cielo: Por ejemplo: «Cumplidme las Normas y estados siempre alegres, contentos: no os sintáis nunca solos, porque -consummati in unum- todos estamos con el corazón y con nuestras oraciones, en Yauyos.»

Primeros pasos en la organización del Concurso

Elaboramos unas Bases elementales que distribuimos oportunamente a todas las Escuelas, visitándolas cuando nos era posible, o a través de la Hoja Dominical. En los Cuadernos de Religión, de 1 ° a 5° de Primaria, elaborados por la Comisión Catequética de Yauyos, figuraba la materia a estudiar que era la misma que señalaban los programas del Ministerio. Los maestros y maestras, los recibieron muy contentos. «Ahora sí, Padrecito, podemos colaborar -nos decían- en la enseñaza de nuestra santa Religión.» Y no fueron solo palabras, la inmensa mayoría hicieron todo lo que podían que era mucho. Ellos tenían también un aliciente en los diplomas que otorgábamos a los maestros cuyos alumnos resultaban capeones en algunos de los exámenes, porque suponían méritos en su escalafón. Los exámenes finales eran escritos y se llevaban a cabo a nivel escolar, a veces también a nivel comarcal; los que quedaban Campeones y Subcampeones acudían al examen Provincial y finalmente, los ganadores iban al examen final Interprovincial donde los vencedores eran proclamados Reyes o Reinas del Catecismo del año en curso. Un acierto para no olvidar, que pronto se incluyó también en las Bases, fu exigir un mínimo de nota media de 11 puntos sobre 20, para que los Campeones de cada curso pudieran tener opción ulteriores exámenes. Así se logró que t todos los niños estudiaran y aprendieran Religión, muchas veces a la luz de una vela o de la luna. También los ganadores recibían estimulantes premios como viajes al Cuzco, bolsa incluida, o poder asistir gratis a una convivencia de 15 días en verano, con los gastos pagados. Animó también mucho a niños y mayores el carácter deportivo y alegre que se logró dar a las jornadas de los Exámenes. Pro algo se dice que el peruano es una persona eminentemente celebrante. (…) (Estos artículos han sido tomados de la “Revista de la Prelatura de Yauyos, Cañete y Huarochirí No.5 -2004”).

pejul

pejul