“Mi corazón se estremece de alegría al pensar en esto…”

27 de mayo 002

“Presiento que voy a entrar en el descanso… Pero presiento, sobre todo, que mi misión va a comenzar:  mi misión de hacer amar a Dios como yo le amo y de dar mi caminito a las almas.  Si Dios escucha mis deseos, pasaré mi cielo en la tierra hasta el fin del mundo.  Sí, yo quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra.  y eso no es algo imposible, pues desde el mismo seno de la visión beatífica, los ángeles velan por nosotros.

Yo no puedo convertir mi cielo en una fiesta, no puedo descansar mientras haya almas que salvar… Pero cuando el ángel diga: ‘¡El tiempo se ha terminado!’, entonces descansaré y podré gozar, porque estará completo el número de los elegidos y todos habrán entrado en el gozo y en el descanso.  Mi corazón se estremece de alegría al pensar en esto…”  (Últimas Conversaciones 17.7) Sta Teresita del Niño Jesus

El monje y el pastor

 

Un monje llamado Tauber, famoso por su mucha virtud, encontrase un día con un pobre pastor de ovejas. El buen monje se puso a charlar con él.

 

A la pregunta de quién era, contestó el pastor: “Yo soy un rey”.

El monje añadió enseguida: “Y ¿dónde están vuestros reinos?”.

Y el pastor: “Mi reino está en mi corazón”.

El monje prosiguió: “¿Y vuestros súbditos?”.

Y el pastor: “Mis súbditos son mis deseos, inclinaciones y pasiones, a los que procuro dominar con mano dura”.

 

Maravillado en extremo se quedo el monje al oír unas palabras tan llenas de prudencia en boca de aquel rústico, que sin duda las oyó en algún sermón o las leyó en alguna parte. Ocupado el espíritu por aquellas palabras del pastor, prosiguió el buen monje su camino mientras andaba diciendo para sus adentros: “¡Ojalá hubiese muchos reyes de estos y yo fuese uno de ellos!”.

Quien acierta a dominar los impulsos desordenados de su propio corazón, es verdaderamente un rey.

Huellas

Una noche, tuve un sueño.
Soné que caminaba junto con el Señor sobre la playa.
A través del firmamento se dibujaban escenas de mi vida.
A lo largo, noté que había dos pares de pisadas en la arena;
Un par pertenecía a mí y la otra al Señor.
Cuando en la última escena de mi vida,
Mire hacia atrás para ver las pisadas en la arena,
Había solamente un par de pisadas.
Noté que esto había sucedido durante la época más dura y triste de mi vida.
Entonces pregunte al Señor:
“Señor, tu me dijiste que una vez que hubiera yo decidido seguirte,
Caminarías junto a mí para toda la vida.
Pero he notado que durante los momentos mas difíciles y desesperados de mi vida; hay solamente un par de pisadas. No comprendo por que precisamente cuando mas te necesitaba, me has abandonado”El Señor le contestó:
“Hijo mío, yo te quiero mucho que nunca, nunca te abandonaría, y en los tiempos de prueba y dolor, cuando tú viste solamente un par de pisadas era porque entonces, yo te llevaba en mis brazos”.

Mensaje:
hay momentos difíciles en el que nos sentimos solos, y renegamos de nuestra tristeza, comenzamos a cuestionar: ¿si dios existe, por que no escucha mi clamor, mi llanto, por que esta soledad, mientras nuestro cuarto se llena de nuestras lagrimas? Jesús respondería: por que te amo, si deje que cayeras, fue para que aprendas a levantarte, si deje que lloraras, fue para que aprendas asacar carácter y ser mas fuerte, si deje que tu corazón se quebrara, fue para que vinieses a mí, yo puedo curar tus heridas.

Biblia:
la palabra de dios dice: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación” Mateo 5:4

 

 

Peregrinando…

Caminando por la vida siempre hay esos días en que las decisiones tienen que ser tomadas, en que las elecciones son difíciles, las soluciones no se muestran y parece que las lluvias atrasan tu marcha.

Existen algunas situaciones donde todo lo que puedes hacer es simplemente dejar que sucedan, y proseguir reuniendo fuerzas, buscando otras direcciones que puedan llevarte hacia una nueva aurora.

Es hora de empacar tus problemas y dar un paso al frente. Un proceso de cambio muchas veces es duro, pero piensa en la alegría que puede ser encontrada más adelante si eres lo suficientemente valiente.

Pueden existir aventuras que nunca imaginaste esperándote en la próxima curva. Deseos y sueños pueden estar muy cerca de la realización en formas que aún no logras entender.

Es posible que encuentres nuevas amistades que harán brotar nuevos intereses en cuanto salgas de esa inercia. Podrás aprender que la vida ofrece muchas opciones y muchas formas de crecimiento.

Tal vez vayas a conocer lugares que nunca imaginaste que existieran y veas cosas que nunca viste. Tal vez viajes para maravillosos y distantes mundos, tomando promisorios atajos por el camino.

Puede ser que encuentres calor, afecto y cariño, tal vez un “alguien especial” estará allá para ayudar a equilibrarte, oyendo con interés las historias… y los sentimientos que quieres compartir.

Es posible que te confortes al percibir que hay amigos que pueden apoyarte en todo lo que haces. Cree que, sea cual fuera tu decisión, ellos podrán ser la elección correcta para ti.

De modo que ve dando un paso cada vez, viviendo la vida un día cada vez.¡Hay una estrella más brillante allá en lo alto del camino!

No veas hacia atrás…. ¡Tu no estás yendo en esa dirección!