Feliz Pacua!

libro_pascua.jpg image by catacumbas

A Él lo crucificaron
y por nosotros murió
y venciendo a la muerte,
un día de Pascua
RESUCITÓ
Él es Jesús el Salvador
que dió su vida por nosotros…
Por AMOR

Picamaran: “Un lugar para Dios”

picamaran-09-006

 Estas fotos son del pueblo de Picamaran, anexo del Distrito de Allauca (Yauyos).

Con la ayuda de Dios y de algunas personas generosas se está construyendo un lugar de oración. “LA IGLESIA”.

picamaran-09-0201

Las personas viven gracias a la  generosidad de la naturaleza. La agricultura y la ganaderia son los unicos medios de sustento.

picamaran-09-0091

 El agua como todo los lugares es sumamente necesario.

paisaje-1

Picamaran queda a 30 minutos de Zúñiga – Pacaran.

El Cárdenal Juan Luis Cipriani, recibe la máxima condecoración peruana

Por su contribución a la unión y paz entre peruanos

 El 9 de enero, el cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, arzobispo de Lima, recibió la condecoración de la Orden “El Sol del Perú”, en el Grado de Gran Cruz, por el Ministro de Relaciones Exteriores y Canciller de la República, embajador José Antonio García Belaunde, a nombre del Estado peruano, al conmemorarse los primeros diez años de su nombramiento como XXXII arzobispo de Lima y por su contribución a la unión y paz entre peruanos.

La ceremonia se llevó a cabo en el Palacio Torre Tagle con la asistencia del presidente de la República, Alan García Pérez; de la primera dama, Pilar Nores de García; así como principales autoridades políticas, civiles y eclesiásticas del país.

El canciller de la República manifestó que “el Perú ha querido el día de hoy condecorar al Cardenal Cipriani y no es una fecha arbitraria. El Gobierno del Perú ha decidido que a los diez años de haber sido designado por el Papa Juan Pablo II, Arzobispo de Lima, entregar esta condecoración que tiene un doble mensaje. En primer lugar, un reconocimiento a esta vasta trayectoria de Pastor, de un hombre dedicado al ejercicio de su vocación y a satisfacer las necesidades de los más débiles”.

En segundo lugar, destacó “el profundo respeto que el Estado Peruano mantiene por la Iglesia Peruana, a la que considera elemento esencial de la cultura y de la identidad nacional. Somos un Estado que respeta una institución definitiva, concluyente en la construcción de la nacionalidad peruana”.

Expresó estar muy complacido de poder imponer esta condecoración “y al hacerlo estoy cumpliendo un acto de justicia que es motivo de satisfacción enorme para quien lo hace”.

Por su parte, el cardenal Juan Luis Cipriani, después de ser condecorado expresó que recibía esta distinción en nombre de la Iglesia católica, “precisamente hoy se cumplen diez años en que la benevolencia del siervo de Dios, Juan Pablo II, me nombró arzobispo de Lima y primado del Perú; y, dos años después honró a la Iglesia en el Perú elevándome a la dignidad cardenalicia en el año 2001”.

Comentó que uno de sus antecesores, el cardenal Juan Landázuri Ricketts OFM fue “quien me dio la primera comunión, confirmación y ordenación episcopal. Fue él quien también recibió esta alta distinción del Gobierno Peruano”.

El primado del Perú señaló que esta distinción cumple un alto anhelo personal, que lo ha llevado en el alma hace diez años, que es un deber de solidaridad con la Iglesia en Ayacucho y con todo el querido pueblo de Ayacucho al que sirvió humildemente once años.

“Quiero renovar el compromiso que la Iglesia realiza no solo al servicio del crecimiento del pueblo peruano en la fe y en la vida cristiana, sino también en su progreso en las sendas de la concordia y de la paz. Cuando el mensaje de Cristo es acogido, la comunidad civil se hace también más responsable y atenta a las exigencias del bien común y más solidaria con las personas pobres, abandonadas y marginadas”.

El purpurado dio gracias a sus padres, a sus hermanos y a todos los asistentes; y, recordó a san Josemaría Escrivá, fundador de Opus Dei, quien marcó la orientación de su vida definitivamente y quien un día como ése nació hace exactamente ciento siete años.

Finalmente, el cardenal Cipriani al dirigirse al mandatario peruano mencionó que el Santo Padre Benedicto XVI le agradece este gesto cordial y cercano del Gobierno Peruano con la Iglesia del Perú.

En su intervención, el presidente de la República manifestó que “celebramos a un pastor hermano que es directo y severo, que comprende el mensaje universal de salvación de Cristo, que es un mensaje para todos sin exclusión”.

“El cardenal Juan Luis Cipriani es directo, porque escoge ese camino sincero de hablar echándose a veces en la espalda, el peso de las divergencias, pero cuando debe hablar, dice las cosas y eso es algo que entendiendo la historia, valoro profundamente”, indicó.

Alan García Pérez, resaltó que con esta ceremonia de condecoración de arzobispo de Lima “estamos poniendo en su sitio muchas otras cosas. Nosotros tenemos la necesidad de reivindicar, de compensar, -aunque no lo requiera, ni necesite- al pastor primado de la Iglesia en el Perú, al cual se quiso enlodar y mancillar en algún momento”.

“Y esta distinción que hace diez años debió ser impuesta ante usted y a usted; o, que hace ocho años con ocasión de su cardenalato debió ser nuevamente propuesta, recién hoy día podemos cumplirla”.

El presidente de la República añadió “circunstancias distintas de desorden y confusión lo impidieron, hoy queremos dignificar y reivindicar lo que valoramos en usted; y, al mismo tiempo, mostrar la identidad, respeto, reconocimiento al mensaje de Cristo en el papel de la Iglesia a lo largo de los siglos en la formación del Perú”.

Concurso de villancicos 2008 en Zuñiga – Pacaran

 Como se proyectó hoy se ha realizado el 2do concurso de villancicos; y que decir fue un éxito total, las fotos pueden decirlos mas que mil palabras, a pesar de las interferencias que hubo de uno y otro municipio… las cosas salieron.  Participaron en total 7 grupos: Romaní, Pacaran, Puente de Pacaran, Apotara, Escuela de Zúñiga, Zúñiga pueblo y Machuranga. Los jurados tuvierón una ardua labor al final su veredicto fue de la siguente manera: 1er puesto: La escuela de Zúñiga; 2do puesto se lo ganó el anexo de Machuranga; 3er puesto fue para Pacaran….

villancicos-2008-0342

 

villancicos-2008-019

villancicos-2008-018

villancicos-2008-011

 

villancicos-2008-014

villancicos-2008-055

 

villancicos-2008-054

 

villancicos-2008-052

 

villancicos-2008-045

 

 

villancicos-2008-043

Aniversario de la Prelatura de Yauyos

Hoy fiesta de los Santos Angeles Custodios, la Prelatura de Yauyos cumple 51 años de creación. En las distintas parroquias (Yauyos, Cañete y Huarochiri) se están organizando eventos conmemorativos.

En Zuñiga se proyectará un documental realizado por el Padre Antenor Zegarra Párroco de Huarochiri… como medio de dar a conocer la historia y  las actividades.

La vida

La vida es una oportunidad aprovéchala.
La vida es belleza, admírala.
La vida es beatitud, saboréala.
La vida es un sueño, hazlo realidad.
La vida es un reto, afróntalo.
La vida es un juego, juégalo.
La vida es preciosa, cuídala.
La vida es riqueza, consérvala.
La vida es un misterio, descúbrelo.
La vida es promesa, cúmplela.
La vida es amor, gózalo.
La vida es trsiteza, supérala.
La vida es un himno, cántalo.
La vida es una tragedia, domínala.
La vida es aventura, vívela.
La vida es felicidad, merécela.
La vida es vida, defiéndela.
Madre Teresa de Calcuta

Desmienten a detractores del Cardenal

Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado del Perú

.- El periodista Federico Prieto Celi, autor del libro “El Trigo y la Cizaña“, lamentó los nuevos ataques que ha sufrido el Arzobispo de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, por parte de “pequeños grupos que pretenden restarle autoridad” y desmintió enfáticamente a sus detractores.

El 30 de agosto pasado, el Purpurado presidió una Misa en honor a Santa Rosa de Lima, Patrona de la Policía Nacional y en su homilía recordó que los derechos humanos “son demasiado importantes para que los dejemos en manos de un pequeño grupo ideológico“. Esta afirmación le valió una serie de ataques por parte de ciertos personajes que han cuestionado incluso su trabajo de diez años como Arzobispo de Ayacucho en la época de mayor acción terrorista en esa zona andina.

“La homilía que dio el Cardenal fue el 30 de agosto, día de Santa Rosa de Lima, y por eso estuvo dirigida a ella y a la Policía, porque también fue su día. La referencia que él hizo a la importancia de los derechos humanos, que es una cosa que interesa a todas las personas no solamente a un grupo, está en un contexto muy religioso y no tiene ningún ánimo de desafío“, precisó Prieto en una entrevista concedida al diario Expreso.

Asimismo, recordó que “de su etapa en Ayacucho que duró 10 años, todo el mundo sabe que él luchó denodadamente a favor de los campesinos, de los ronderos y de la población en general de Huamanga y Ayacucho. Ellos se lo han reconocido reiteradamente”.

Según el periodista, quienes critican al Purpurado solo “quieren es restarle autoridad, para que no continúe diciendo todo lo que dice con valentía” y “no quieren que el Cardenal ejerza el magisterio de la Iglesia a plenitud, como corresponde a un genuino pastor”.

Prieto recordó que en su libro “El Trigo y la Cizaña. Radiografía de una conjura contra el Cardenal Cipriani” muestra 60 testimonios que confirman la impecable labor del Purpurado y cuenta “la valentía que tuvo para hablar, predicar el Evangelio, para atender a sus sacerdotes, enfrentarse a los problemas del terrorismo. Creo que la historia de la iglesia en el Perú ya ha registrado con documentos el comportamiento valiente y de servicio a las comunidades campesinas que tuvo el Cardenal en Ayacucho”.

En abril de 2007, Prieto presentó el libro y entonces explicó que decidió escribirlo por el trato que el informe final de la polémica Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) dio “a algunos sectores de la Iglesia que habían trabajado en las partes más pobres de la sierra peruana, como era Huancavelica, Abancay y Ayacucho”, donde el Cardenal Cipriani fue Arzobispo en los años más duros del terrorismo en el Perú.

Investigando “a fondo este tema, fui encontrando con una serie de marañas, de telarañas e intrigas, que yo las he llamado conjuras; en las que en el fondo iban en contra de varias figuras, pero principalmente de la figura del Cardenal Cipriani, que es un hombre valiente y dice las cosas claras en un ambiente como es el eclesiástico, donde normalmente las cosas se dicen con suavidad”.

En su libro, Prieto recoge sesenta testimonios que narran una “imagen completamente distinta de lo que hizo durante los diez años que estuvo en Ayacucho en ese entonces Monseñor Cipriani, frente a la otra visión recogida precisamente de las personas que no le querían o que tenían prejuicios contra él, y habían dado informes a la CVR”.

Según sus editores, el libro narra la conjura contra el Cardenal Juan Luis Cipriani, “el primer cardenal del Opus Dei, sufrida por el Purpurado desde su llegada a Lima en 1999, a causa de su valiente postura de defensa de los campesinos y ronderos ayacuchanos, frente a las ONGs vinculadas a la defensa de los derechos humanos… de los terroristas”.

El libro dedica varios capítulos al episodio protagonizado por el ex Ministro de Justicia, Fernando Olivera, quien llegó hasta el Vaticano con cartas falsas para desprestigiar al Arzobispo.