Horas de reflexion

AL FINALIZAR UNA JORNADA SIEMPRE SE RECUERDA ESTAS PALABRAS: “NO ESTÁS SOLO (A), NUNCA LO (A) ESTUVISTE NI LO ESTARÁS. QUE NO VEAS A TU PADRE NO SIGNIFICA SOLEDAD. EL ESPERA POR TU MOMENTO PARA REVELARSE. SI DEJAS DE CAMINAR HACIA ÉL, MUERES. POR CADA PASO QUE DES HACIA ÉL, ÉL DARÁ DIEZ HACIA TÍ”. QUE IMPORTANTE ES TENER SIEMPRE PRESENTE, CRISTO NO NOS ABANDONA NUNCA…

“No es mayor el siervo que su amo, y comparten la casa del amo”.  A todos se nos pide fe, porque no se puede pedir amor si no se tiene fe, ni entrega. Necesitamos mucha fe, oración y generosidad.

3dejul09 015 

3dejul09 009

 

3dejul09 003

 

 

Anuncios

Tómate tiempo…

Tómate tiempo para pensar,

es la fuente de poder.

Tómate tiempo para rezar,

es el mayor poder de la tierra.

Tómate tiempo para reír,

es la música del alma.

Tómate tiempo para jugar,

es el secreto de la perpetua juventud.

Tómate tiempo para amar y ser amado,

es el privilegio que nos da Dios.

Tómate tiempo para dar,

el día es demasiado corto para ser egoísta.

Tómate tiempo para leer,

es la fuente de la sabiduría.

Tómate tiempo para trabajar,

es el precio del éxito.

Tómate tiempo para hacer caridad,

es la llave del Cielo.

 

Madre Teresa de Calcuta.

Reflexiones

Frases para reflexionar:

* El Amor empieza con una sonrisa, crece con un beso y termina con una lágrima.

* No llores por alguien que no lloraría por ti.

* Los buenos amigos son difíciles de encontrar, más difíciles de dejar e imposibles de olvidar.

* Tú sólo puedes ir tan lejos como añores.

* Las acciones hablan más fuerte que las palabras.

 

Sigue leyendo

La Iglesia y el sida

LUIS MARIA ANSON

ALLÍ donde hay un hospital dedicado al sida, lo mismo en África que en
Asia o Iberoamérica, también en Europa, son monjas y curas católicos
los que están a pie de cama para atender a los enfermos.
He recorrido en trabajo profesional más de cien países.
En las leproserías de todo el mundo, en los asilos de ancianos terminales,
en los hospitales para enfermos infecciosos,
sólo se encuentra uno con misioneras y misioneros católicos.
Esa es la escueta verdad.
Nunca me he tropezado en esos lugares con un comunista militante,
con uno de esos manifestantes que vociferan contra la Iglesia.
Los misioneros y misioneras permanecen al margen de las pancartas y los sermones políticos.
Derraman su amor sobre los leprosos, los sidosos,
los desfavorecidos y desamparados.
Aún más, todos los profesionales del periodismo
sabemos que cuando estalla una tragedia del tipo que sea en el tercer mundo,
encontraremos información certera en la misionera o en misionero españoles,
que ejercen su ministerio en los lugares más miserables.
Nunca fallan, esa es la realidad.
José Luis Rodríguez Zapatero, para dar una lección a la Iglesia Católica,
ha decidido obsequiar a Africa con un millón de preservativos
pagados a través de los impuestos con los que sangra a los ciudadanos españoles.
¿A cuántos militantes del PSOE, encabezados por Bibiana Aído,
va a enviar para que se instalen durante diez años
en los hospitales especializados en sida,
para que convivan con los enfermos,
les atiendan, les den de comer, les limpien, les acompañen?.
El Papa ha instalado en el Africa enferma
a muchos millares de monjas y curas,
de misioneros y misioneras.
Obras son amores.
Esa es la diferencia entre los que vociferan y los que derraman cariño y atenciones.
Conocí en enero de 1967,
cuando carecía de la celebridad que adquirió posteriormente,
a Teresa de Calcuta..
Pasé un día con ella visitando sus hangares para enfermos terminales.
Escuché con atención lo que me decía.
Fue una lección de quién sabía mejor que nadie
en qué consisten las tierras duras del hambre,
el mundo de los desfavorecidos profundos.
Supe que estaba hablando con una santa.
Y así lo escribí.
Pues bien, en el cuerno africano,
en las ciudades estercoleros de Africa,
en los pueblos escombreras de Asia,
en las favelas brasileñas o en las villamiserias peruanas,
trabajan para los más pobres, para los más desfavorecidos,
millares y millares de teresitas de Calcuta.
El Papa cree que la mejor forma de combatir el sida en Africa
es la monogamia y la fidelidad.
No ha tenido en cuenta lo estupendas que están las negritas
y lo difícil que tiene que ser, ante el espectáculo de tanta belleza y atractivo,
que los negros politeístas y polígamos practiquen la virtud de la monogamia.
Pero ironías aparte, quienes combaten el sida en Africa,
quienes atienden a los enfermos son las misioneras, los misioneros católicos.
Escuché en una tertulia de radio a un simpático homosexual cebarse con el Papa
y despotricar contra la Iglesia.
Se me ocurrió aclararle:
«Dicen que el sida está especialmente extendido entre los homosexuales
aunque afecte ya a los heterosexuales.
Seguro que tú nunca te pondrás enfermo.
Pero ten por seguro que, si así fuera,
quien te atenderá con amor y dedicación en el hospital
será una monja católica».
Se quedó callado como una puta el simpático gay
y los tertulianos se apresuraron a cambiar de tema.
Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española

El jabón

Un cristiano estaba caminando por la calle cuando se encontro con el dueño de una compañia que fabricaba jabones…

Mientras hablaban, el fabricante de jabones dijo:

-”El evangelio que usted predica no puede ser muy bueno, porque todavia hay mucha gente mala.”

El cristiano noto que habia un niño cerca jugando con lodo. El niño estaba manchado de barro de pies a cabeza.

El cristiano dijo a su amigo:

-”Su jabon no puede ser muy bueno, porque todavia hay mucho sucio en el mundo.”

El hombre respondio:

-”Bueno, solamente limpia cuando una persona lo usa.”

-”¡Exactamente!… Igual pasa con el Evangelio- dijo el cristiano”

Buenos Aires – Zúñiga (Picamarán)

 catequesis buenos aires

 

Hay personas que conocen el arte de cultivar flores en su jardín, logrando muchas veces maravillas de color: rosas abundantes y frescas, tulipanes risueños, bugambilias y jacarandas en flor.

En el jardín del alma se pueden cultivar otras flores como el amor, la esperanza y el optimismo. Las flores de tu jardín alegran tu vida. Planta flores, planta amor, esperanza y optimismo. Verás como en tu alma brilla una perenne primavera. Si aquí descubres algunas flores para tu jardín, córtalas; son tuyas.

Estoy convencido de que el favor más grande que podemos hacer a millones de seres humanos consiste en convencerlos de que pueden ser mejores de lo que son, subir más arriba, salir del hoyo, convencerlos de que pueden cambiar.

Entre los maestros que he tenido, a los que más agradezco no son los más sabios o mejor dotados, sino los que me convencieron que podía aprender latín o griego, escribir o ser orador, o simplemente cantar.

Quiero decir y gritar a todos los que pueda – aunque no sea yo un gran maestro – que sí pueden leer, escribir y cantar, que son capaces de aprender matemáticas, física y química, que pueden mejorar en la vida, cambiar y ser buenos. Y sé que miles de hombres lo agradecerán eternamente.

Estos niños como muchos partipan en la catequesis.

paseo-lunahuana-0232

Llaman a la puerta

jesus-llama3

Un artista había pintado un bonito cuadro. El día de la presentación al público, asistieron las autoridades locales, fotógrafos, periodistas, y mucha gente, pues se trataba de un famoso y reconocido pintor.  Llegado el momento, se quitó la tela que tapaba el cuadro. Hubo un caluroso aplauso.

Era una impresionante figura de Jesús tocando suavemente la puerta de una casa. Jesús parecía vivo. Con el oído junto a la puerta, parecía querer oír si le respondía alguien desde dentro de la casa. 

Todos admiraron aquella preciosa obra de arte. Uno de los asistentes, una persona muy observadora y curiosa, encontró un defecto un deun en el cuadro. La puerta no tenía cerradura. Y fue a preguntar al autor:   “¡La puerta no tiene cerradura! ¿Cómo se hace para abrirla?“ El pintor le respondió:

         “Te has dado cuenta del detalle, y es cierto que la puerta no tiene cerradura. Esto es así porque esta puerta representa el corazón del hombre y el corazón del hombre sólo se puede abrir desde dentro…”

Esta pequeña historia me hizo reflexionar. Realmente si no abrimos desde dentro la puerta de nuestro corazón Dios no puede entrar en nuestra casa, y como Dios respeta totalmente nuestra libertad, nunca forzará la puerta, sólo se limitará a llamar suave e insistentemente. Y si no abrimos será porque estamos inmersos en el jaleo del mundo que no nos deja oir la llamada, o conscientemente no nos atrevemos a abrir la puerta por miedo.

 ¿Con quién nos identificaremos cada uno? Con el que no oye la llamada, con el que no quiere abrir o con el que abre la puerta alegremente para que pase Jesús… Esa es nuestra elección…