Seminario Mayor de Cañete “Academia San José”

Farmadores        

Empezó a funcionar en 1971, en San Vicente de Cañete. Fue Mons. Luis Sánchez-Moreno Lira quien, con gran fe y confianza en Dios, abrió la “Academia San José”. Desde su inicio ha sido el Rector. El primer Director de la Academia fue el P. Eusebio Laguna Alonso. Fueron 5 los primeros académicos que comenzaron a vivir en este Centro de Formación Sacerdotal. No todos habían terminado Secundaria. Solamente dos de ellos habían concluido estos estudios. Mons. Luis, con su directa dedicación y oración, sigue muy de cerca la labor de formación de los “Académicos”. Y él, personalmente promueve y cuida la construcción de los nuevos pabellones de la Academia y del mantenimiento de todos, especialmente del Oratorio. Reseña histórica El 19 de marzo de 1971 inicia su historia la “Academia San José” Su primer Rector fue Mons. Luis Sánchez-Moreno Lira. El P. Eusebio Laguna Alonso fue el primer Director. Cinco fueron sus primeros alumnos: José María Ortega Trinidad, Julio Ontiveros López, Angel Ortega Trinidad, Vicente Fernández Gutiérrez y Víctor Luis Huapaya Quispe. En 1973 se inaugura el segundo pabellón de la Academia. En 1974 se erige el centro de Estudios Teológicos. Este mismo año empieza a funcionar la Pre-Academia en el Seminario Menor, “Nuestra Señora del Valle”. El 13 de julio de 1974, la Academia recibe la visita histórica de Mons. Josemaría Escrivá de Balaguer, Fundador del Opus Dei. El 9 de enero de 1977 reciben el diaconado cuatro “Académicos”. El 13 de julio de ese mismo año se inaugura el Oratorio de la Academia. Mons. Carlo Furno, Nuncio Apostólico en el Perú, lo bendice. Habían transcurrido 3 años desde que estuvo Mons. Escrivá en este Centro. El 25 de junio de 1978 es fecha grande e histórica para la Academia y para toda la Prelatura: reciben el Orden Sacerdotal cuatro diáconos de la Academia: José María Ortega Trinidad, Angel Ortega Trinidad, Luis Miguel Ubillús Pasco y Víctor Luis Huapaya Quispe. El 18 de febrero de 1979 se recibe de Diácono Jorge Sibille Sibille, a quien el Señor se llevó a los pocos meses de recibir el Sacerdocio. El 3 de junio de 1979 reciben el orden sacerdotal tres Académicos más. Entre ellos el P. Jorge Sibille. El 15 de setiembre de este mismo año, se inaugura oficialmente el primer centro Filosófico de la Academia, en Lunahuaná. Empezaba la “descentralización” de la Academia. En este mismo año, el 4 de diciembre, entregaba su alma a Dios el P. Jorge Sibille S., con apenas seis, pero intensos, meses de sacerdote. El 19 de marzo de 1980 tiene lugar la tercera ordenación Sacerdotal. Son tres sacerdotes más. Se realizó en la Parroquia de Imperial.

Este mismo año se crea en Chilca otro Centro de la Academia. A ella van los que hacen el primero de Teología. Más adelante este Centro pasó a Mala. En setiembre de este año viaja a España el P. José María Ortega, a hacer estudios de Teología en la Universidad de Navarra. En setiembre de 1981 va a España el P. Víctor Huapaya. Realiza estudios de Derecho Canónico, también en la Universidad de Navarra. El 22 de noviembre de ese mismo año se realiza la cuarta ordenación de Sacerdotes en la Prelatura. Se lleva a cabo en la Parroquia de Mala. En 1982 tres Académicos más reciben el Orden Sacerdotal. Esta vez será en un ambiente de especial alegría porque se realizó en fecha en que la Prelatura celebraba sus Bodas de Plata: el 2 de octubre.

             

Las Casas de la Academia

La “Academia San José” no es un Seminario, en cuanto a lo material, como los clásicos, de grandes construcciones, interminables pasadizos, oscuros ellos y de grandes patios centrales. Nada más distinto a esto. Como la Academia constituye una familia, una verdadera familia, sus casas son de dimensiones y de ambiente familiar. Su primer local se situó en los bajos del ACAR, con un dormitorio, adecuado para 8 personas, dividido por closets de tal manera que quedan distribuidos de cuatro en cuatro, además de tener, en un lugar apto, carpetas personales para estudio. Cuenta también con una sala de estar, que sirve como aula de clases, y para el desayuno y el lonche y desde luego, para tertulias. Todo ello está decorado con gracia, aunque con pocas cosas y pobres, pero limpias y dignas. Fotos de los Académicos, ahora ya sacerdotes, adornan las paredes. Todo, pues, en esta Casa, y en la nueva que se inauguró en 1973, y en las que se han ido construyendo en Lunahuaná, Chilca y luego Mala, respiran este ambiente familiar, este de cada de una familia numerosa, modesta, pero ordenada, limpia, portadora de buen gusto. Murales, pintados por los mismos Académicos, adornan muchas paredes. Desde luego, en cada habitación no faltan la Imagen de la Virgen y un Crucifijo. Una talla de San José preside cada Casa. Cada vez se ha ido complementando mejor la Academia. En 1977 se inauguraba el Oratorio de sobrias líneas y ornamentado con gran gusto sin escatimar gastos por tratarse de la Casa del Señor. Se han ido levantando pabellones para la Biblioteca, el Aula Magna, donde tiene lugar conferencias, Actos Académicos, círculos de Estudio, las reuniones de Semana Pastoral de los sacerdotes, etc. Se cuenta también con una habitación para huéspedes. Está en mente de nuestro Obispo seguir construyendo pabellones para la Secretaría, Archivos, Dirección y Rectorado. Desde hace muy poco, los Académicos pueden contar ya con su propio comedor, que es muy grato y acogedor. Se cuenta también, en los altos del comedor, con una habitación que sirve como local del Club de la Academia, a la vez que se utiliza también como dormitorio para algunos de la Academia. Y en todo este conjunto no podían faltar los jardines, buen cuidados y florecientes que dan un tono más alegre y acogedor a las ya alegres y acogedoras casas. Tampoco falta el campo deportivo. Esto que hemos descrito es de la Academia en Cañete. Lo mismo podríamos decir de las Casas en Mala y en Lunahuaná. Así, en este ambiente, se mueven los Académicos. Esto les dispone a vivir esa costumbre propia del espíritu de la Academia: la vida de familia.

      

Rasgos característicos de la Academia

Vida de familia. Considerarse familia, hermanos de todos los demás, es una de las primeras exigencias que hace Mons. Luis cuando alguien pide ser admitido en la Academia. ¿Cómo se concretiza este ambiente familiar que se exige en la “Academia San José”? Con lo ordinario, con lo mismo que toda buena familia suele vivir: participación en actos comunes, sobre todo en las tertulias que contribuye grandemente a dar ese tono familiar que se quiere, en no formar ni permitir que se formen amistades particulares ni pequeños grupos, ayudarse mutuamente con el precepto evangélico del consejo fraterno, confianza con quienes hacen cabeza, cuidado y preocupación de unos por otros, atención especial cuando alguien cae enfermo volcando cariño y desvelo, el no llamar nunca por sobrenombres o por el apellido, celebrar en las vísperas los cumpleaños de cada uno. Además los Campamentos de Verano –son tres- fomentan mucho la vida de familia. Un ambiente así da alegría y contento. Y es lo que notan quienes, por diversos motivos, llegan a visitar la Academia y tienen ocasión de compartir con los alumnos: “Qué felices se les ve”, es el comentario común.

Formación espiritual Se pone mucho énfasis en este aspecto, porque es de vital importancia en la vida sacerdotal. Esta formación no la da solamente quien es director espiritual de los muchachos, sino que viene dada por todo un conjunto de medios, que, sin entorpecerse, contribuyen a este fin: la formación espiritual de los Académicos. Entre otros medios señalamos los siguientes: las meditaciones, charlas personales o en grupo, las homilías, los consejos dados en la dirección espiritual propiamente dicha, los consejos en la confesión, los retiros mensuales, los ejercicios espirituales, etc. Y todo esto venido de sacerdotes aprobados por quienes hace cabeza en la Academia. Se fomenta una vida interior sólida, hecha de actos de piedad como el rezo del santo Rosario, la lectura espiritual y del Evangelio, el rezo del Ángelus, las jaculatorias, los ofrecimientos de obras, las mortificaciones, etc. Se anima a vivir la confesión semanal, y lo mismo la charla de dirección espiritual con quienes corresponde. Se fomenta también una gran devoción a la Virgen, a San José y a los Angeles Custodios.

Formación doctrinal Las primeras promociones de sacerdotes de la Academia sólo hicieron 6 ciclos de estudios: 2 de filosofía y 4 de teología. Y esto porque casi todos procedían del Seminario Menor y, por tanto, con una buena base espiritual, cultural y humana. Con el paso de unos años se vio necesario aumentar un ciclo más: el de propedéutica. Hay quienes, por diversos motivos, interrumpiendo el ciclo que le correspondía (pero sin dejar de estudiar), se dedican algún tiempo a prácticas pastorales en alguna parroquia. Las clases las dictan Mons. Luis y los mismos sacerdotes de la Prelatura, en su mayoría doctores o licenciados en Derecho Canónico, Teología y Filosofía. Se sigue fielmente la doctrina tradicional de la Iglesia. Se cuenta con una biblioteca abundante y rica en buena doctrina. Hay programas preparados para cada Curso, con abundante bibliografía. Los exámenes finales, con jurado, son rigurosos. Durante el Curso, es habitual ver a los profesores examinando, incluso semanalmente. Esta formación doctrinal se ve complementada por charlas, Conferencias, Actos Académicos, que se realizan durante el año, en fechas ya previstas, y en los que se invita a personajes conocidos a nivel nacional o internacional. Entre otros, podemos citar a: D. Vicente Rodríguez Cassado, historiador; Francisco Mateo Seco, Teólogo; Enrique Chirinos Soto, etc. Se les da a los Académicos el tiempo adecuado para que estudien, que suelen ser, por lo menos, tres horas diarias, las cuales tienen que aprovechar a fondo. Y que en la Academia, no sólo estudian, sino también trabajan. Todos los días tienen unas cuantas horas de trabajos que van desde ser secretario del Obispo, o del Vicario General o del Síndico, a administrador de las casas, encargado de los jardines, del Oratorio, etc.

Formación humana Es otro aspecto que no se descuida en la Academia. Se parte de la base de que lo humano, lo natural, es fundamento de lo sobrenatural. Por eso se tienen charlas sobre virtudes humanas, se dan clases de cómo vestir, de urbanidad, etc. Hasta en el aspecto físico se exige reciedumbre, fortaleza. El deporte es un buen complemento para esto. Lo mismo las excursiones y paseos, que además dan ocasión para poner en práctica virtudes como el servicio, la preocupación por los demás, generosidad, desprendimiento, etc. Ya hemos aludido al trabajo. Es otro medio que se tiene para adquirir conocimientos prácticos, desde cómo se cuida un jardín, hasta cómo se hace una instalación eléctrica sencilla, pasando por el conocimiento elemental, y más que eso incluso, de llevar una secretaría, que tanta utilidad hacer para cuando sacerdote. Desde luego, toda esta formación espiritual, doctrinal y humana no se da como en compartimientos estancos, sino que vienen amalgamadas una con otra, se complementan, y en la vida diaria todo es uno. Un día con los Académicos es ver desfilar ante nuestros ojos todo esto.

ImageLabor apostólica Va desde el trato personal hasta la labor en grupos. En el Seminario Menor se hace apostolado personal con cada uno de los muchachos. Y esto semanalmente. Lo mismo podrías decir en los club que cada Centro Académico lleva. Se les dirige charlas o meditaciones y luego se conversa con cada uno de ellos. Se les introduce por caminos de vida interior, se encausa sus ilusiones humanas de estudio o profesión o se les despierta el germen de vocación sacerdotal si la tienen. Los Académicos llevan la catequesis de muchos pueblos y también la Asociación de Acólitos. Estas labores las desarrollan, principalmente los viernes, sábados y domingos, no dedicando todo el día a ello, pero sí unas horas. Últimamente se ha abocado a realizar “Fines de Semanas” a los que se invita a muchachos de distintos clubs parroquiales. Se les da charlas, clases intensivas, deporte, etc. En fechas especiales se tiene visitas a los enfermos y a los pobres. Se les anima, se les lleva algo, y sobre todo, se les habla de Dios. Los frutos de esta labor apostólica va cuajando ya en algunas vocaciones sacerdotales. Para mayo, el último domingo, suelen organizar una concentración juvenil, en la Ermita, con muchachos venidos de toda la Prelatura. Mons. Luis comparte con ellos gratos momentos. Antes de terminar este apartado de “SEMINARIOS”, quiero hacer mención a Mons. Escrivá de Balaguer, que con sus palabras y sus escritos ha animado a todos los sacerdotes de la Prelatura a realizar lo que ahora vemos en la Prelatura, pero sobre todo, a buscar vocaciones, y a crear estos Seminarios que ahora tenemos. Desde el principio de la Prelatura animaba así: “Soñad, y os quedaréis cortos”. Y en 1974, cuando vino a vernos “en nuestra propia salsa”, volvía a la carga urgiendo descubrir, fomentar y cuidar las vocaciones. Otro tanto habría que decir de Mons. Alvaro del Portillo, actual Presidente General del Opus Dei. Mons. Luis hacía referencia a ambos, el 25 de junio de 1978, en la Homilía de la primera Ordenación Sacerdotal de Académicos: “Mons. Alvaro del Portillo vivió cerca de cuarenta años al lado de quien tan fielmente sirvió a la Iglesia y a las almas. Unidos a él y a sus intenciones lo tenemos más presente que nunca con nuestro recuerdo agradecido, sabiendo que sigue la misma andadura que Mons. Escrivá de Balaguer y nos quiere, como él, con auténtico cariño de Padre” (de la Revista PALABRA, n. 158, octubre-1978, pág. 17). SEMINARIO MAYOR, “ACADEMIA SAN JOSÉ”

Papas del Padre Hector

Papas de Josemaria

Mamá de Cristian

Anuncios

Una respuesta

  1. la paz, disculpen me gustaria saber si los quienes son los formadores del seminario mayor de arequipa, pregunto porque me parecen conocidos en la foto y quiero salir de la duda, no se si son: melquiades, richard y victor. por favor espero respuesta ellos son mis amigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: